El desvío de camiones a la autopista reduce las muertes en la N-232 el 92,9% en un año

Camiones por la AP-68. :: d. uriel/
Camiones por la AP-68. :: d. uriel

A pesar de que la circulación del tráfico pesado en la AP-68 se ha triplicado, la siniestralidad en esta vía ha bajado el 26%

María José González
MARÍA JOSÉ GONZÁLEZLogroño

Objetivo cumplido. El desvío obligatorio del tráfico de la N-232 a la AP-68 ha cumplido los propósitos que se había impuesto y, en su primer año de vigencia, el número de víctimas mortales en la carretera nacional, la más peligrosa de La Rioja, se ha reducido el 92,9%. A décimas de la 'siniestralidad cero'. En términos absolutos sólo se ha registrado un accidente mortal -sobre el que es necesario recordar que no estuvo implicado un vehículo pesado-, con el resultado de un fallecido, frente a los diez siniestros del año pasado en los que perdieron la vida catorce personas.

Así se desprende del balance realizado por la Jefatura Superior de Tráfico en La Rioja, con datos comprendidos entre el 1 de diciembre del 2017 -ese día el Consejo de Ministros aprobó el convenio que suscribirían después los Ministerios del Interior y Fomento, la Comunidad y la concesionaria, de forma que la medida entró en vigor el día 2- y el pasado lunes, 26 de noviembre.

Más

Si se amplía el foco de análisis, la siniestralidad de la N-232 en el tramo restringido (entre los puntos kilométricos 331 y 447) ha descendido de forma general. Así, se han registrado 30 accidentes, frente a los 53 de un año antes, y el número de víctimas ha bajado de 106 a 46, tres de ellas con lesiones graves.

En paralelo, la circulación de camiones de cuatro o más ejes por la autopista (los sometidos al desvío obligatorio) se ha más que triplicado, según la información facilitada por la concesionaria a la Delegación del Gobierno, en este caso, con datos de octubre del 2017 a octubre del 2018. En concreto ha aumentado el 218%, de modo que la Intensidad Media Diaria (IMD) ha pasado de 641 a 2.038 vehículos. Se trata de un incremento medio porque, por ejemplo, en el tramo entre Cenicero y Agoncillo, en el que ya existían convenios anteriores para sacar el tráfico pesado de la nacional, la diferencia de tránsitos está siendo menor. Aún así, los datos oficiales hablan de un incremento diario de unos mil camiones. Lo destacable es que a pesar de este aumento del tráfico pesado, la autopista ha registrado menos accidentes: 17 frente a los 23 de doce meses atrás.

«Celebramos la seguridad conseguida», pero «los costes por camión han subido 380 euros al mes» Santiago Gutiérrez y Javier Cámara Atradis y CETM en La Rioja

«Esta medida nos ha dado en la línea de flotación y ya se han producido 90 despidos» Eduardo Losada Negocios de la N-232 afectados

Los perjudicados

Los transportistas riojanos reconocen el éxito que en materia de seguridad vial ha tenido el desvío, pero aseguran que la medida ha supuesto un aumento de los costes para las empresas del sector.

Santiago Gutiérrez, presidente de Atradis (FER), explica que el balance en materia de seguridad es «muy positivo, y lo celebramos como parte de la sociedad que somos, pero evidentemente ha supuesto un aumento de costes para las empresas tanto en peajes, aunque estén en buena parte subvencionados, como en kilómetros y horas de conducción».

Por su parte, el secretario general de la Confederación Española de Transporte de Mercancías (CETM) en La Rioja, Javier Cámara, pone cifras a esos costes: «Alrededor de 380 euros por camión al mes». Cámara critica que «la saturación de la N-232 se ataje a costa de las empresas de transporte de La Rioja» e insiste en que el desvío «sería positivo si solo afectase a los vehículos en tránsito, ya que sacaría de la N-232 hasta el 80% del tráfico pesado y, en consecuencia, la mejora de la seguridad vial de esta carretera sería similar». El representante de la CETM añade que «el problema de fondo es el déficit en infraestructuras» y censura que «la Administración adopte medidas que empeoran y dificultan las comunicaciones». Tanto Atradis como la CETM confían en que Tráfico permita a los camioneros que salen a repostar y a comer a la N-232 acceder de nuevo a la AP-68 por la siguiente salida en el sentido de la marcha sin necesidad de retroceder.

Otro afectados por el desvío son los negocios que jalonan la N-232: restaurantes, gasolineras, hoteles... «Esta medida ha dado en la línea de flotación de muchas pequeñas y medianas empresas», explica el portavoz de la Plataforma que agrupa a las firmas damnificadas, Eduardo Losada. En total, según sus datos, «ha habido 90 despidos» y «muchas están tratando de aguantar». Alguna ha reconvertido el foco de su actividad. Es el caso de «un restaurante que antes ofrecía menús básicos de carretera y ahora está más dedicado a otro tipo de gastronomía, lo que se ha traducido en reducir el volumen de servicios y un aumento de los precios medios».

En cualquier caso, y coincidiendo con los transportistas, las empresas de la N-232 aseguran que la flexibilización del desvío acordada en septiembre (permite a los camiones salir a repostar y comer en la N-232 siempre y cuando regresen a la autopista por el mismo peaje por el que salen) «no ha mitigado la situación y esta carretera se ha convertido en una vía desierta». Por eso, tanto las asociaciones de transporte como la Plataforma de afectados insisten en ampliar la exención (Tráfico la está valorando) para que los camiones puedan incorporarse a la autopista en el sentido de la marcha.

 

Fotos

Vídeos