Las mujeres que quieren bailar en 'La Gaita' de Cervera esperan a hoy

Jóvenes vestidas de 'gaitera' acompañaron este jueves a la procesión tras los dulzaineros, aunque sin llegar a bailar. / Sanda Sáinz

Ayer volvieron a acompañar a los danzantes pero sin bailar, aunque se reafirman en que saldrán a bailar el viernes | Las cofradías de Cervera reiteran que no las dejarán bailar

LA RIOJALogroño

Este jueves era el día grande de las fiestas patronales de Cervera en honor a Santa Ana y prosigue la polémica suscitada sobre la incorporación de mujeres a la danza de 'La Gaita'. Ayer, varias jóvenes estuvieron de nuevo en la misa y acompañaron a los danzantes de 'La Gaita' durante la procesión, colocadas tras los dulzaineros, y en otras zonas de la localidad. Igual que el miércoles, en esta segunda jornada bailaron, aunque ya han dicho que saldrán a bailar hoy, día 27 «a ver qué pasa».

Mientras, las cofradías de Santa Ana y de San Gil de Cervera del Río Alhama se reafirman en que no dejarán que participen mujeres en el tradicional baile de «La Gaita». No tienen, afirman, «fuerza moral» para cambiar la tradición y permitir a las mujeres participar en la danza, y además afirman que el 90 por ciento del pueblo está en contra y, «como mucho», un 10% a favor.

Así lo ha afirmado a Efe el presidente de la Cofradía de San Gil de Cervera del Río Alhama, Juan José González, quien ha indicado que ninguna de las dos cofradías, «bajo ningún concepto», ponen en duda los derechos de la mujer.

«Las dos cofradías estamos unidas y todas las decisiones de la de Santa Ana las aplicaremos y asumiremos la de San Gil», ha señalado González, quien ha añadido que, del grueso del pueblo, «es un porcentaje muy pequeño» el que apoya que las mujeres bailen «La Gaita».

La alcaldesa recuerda que por encima de la tradición «nadie puede estar discriminado por razones de sexo»

Ha relatado que el uno de septiembre del año pasado, en el marco de las fiestas de San Gil, un grupo de mujeres entró a bailar «La Gaita» y se paró la música, pero «en ningún caso, por parte de miembros de las cofradías ni de los danzantes, se tuvo ninguna actitud punible».

El presidente de la Cofradía cerverana de Santa Ana, Valentín Navarro, ha explicado a Efe que en las fiestas de Santa Ana, que se celebran desde ayer, día 25, hasta mañana, día 27, de acuerdo a la tradición, un grupo de danzantes varones de la parroquia homónima bailan «La Gaita» cada día.

Leer más

La cofradía conserva esta iniciativa desde hace unos 400 años, por lo que su junta «no se ve con potestad» para cambiarla y permitir que participen de ella personas ajenas a los danzantes, que han de ser hombres solteros, ha especificado.

En 2013, ha proseguido, esta cofradía ofreció a las mujeres que reivindican poder bailar «La Gaita», que son «muy pocas», ha dicho, la opción de que hicieran su propio grupo de danzantes y que bailasen ellas también al margen del de la cofradía, pero no lo crearon.

Ha especificado que, «desde hace pocas décadas», el día 27 de julio, dentro de las fiestas, se incorporan danzadores veteranos a esta tradición, pero, desde que en 2016 «algún niño» también se sumó, ambas cofradías decidieron que si cualquier persona ajena al grupo de danza o que no fuese veterano bailaba, se pararía la música y concluiría «La Gaita».

«A ver qué pasa»

Una de la componentes del grupo de mujeres que reivindica una «Gaita mixta», y que desea guardar su anonimato en el ámbito público, ha señalado a Efe que este año también saldrán a bailar el día 27 «a ver qué pasa».

«No queremos fastidiar las fiestas ni el baile», ha añadido esta cerverana, quien ha señalado que algunas de las componentes de entre las diez y quince personas que forman este grupo reivindicativo bailaron el año pasado durante un tramo del recorrido tras hablar con los gaiteros.

La alcaldesa de este municipio, Estrella Santana, ha afirmado a Efe que no hay una postura general por parte del Ayuntamiento cerverano, pero su opinión personal es que, «igual que en otras muchas tradiciones, ninguna de ellas puede estar por encima de una norma fundamental, que es que nadie puede estar discriminado por razones de sexo«.

«Una tradición o costumbre, por el hecho de que tenga 100, 200 o 1.000 años, no tiene que ser correcta», ha incidido Santana, quien ha apuntado que desde el Consistorio de Cervera del Río Alhama no se adoptará ninguna medida sobre este tema porque son las cofradías y las mujeres interesadas en bailar las que tienen que llegar a un acuerdo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos