Inventos 'marcianos' que no creías que existían

Bot. / Nacho Urbon-Accenture | Vídeo: EP

La Semana Marciana de Liquid Squad de Accenture Digital recopila las locuras de sus ingenieros y que son muy útiles en la realidad

JOSÉ A. GONZÁLEZMadrid

Un escritor italiano decía a principios del S.XX que «los locos abren los caminos que más tarde recorren los sabios». Una frase célebre que el equipo de Liquid Squad de Accenture Digital ha hecho suya y que define a la perfección lo que ellos han bautizado como «Semana Marciana».

Proyectos marcianos, no porque tengan algo que ver con el Planeta Rojo, sino porque se «salen de lo común», explica a Innova+, Juan Alonso, responsable de innovación en Liquid Squad de Accenture Digital.

Durante unos días, las pequeñas oficinas madrileñas de esta división de Accenture se convierten en una exposición de proyectos innovadores. «Esta idea nació hace un año, decidimos poner en valor proyectos que unen lo físico y digital, explicar cómo surgieron y cómo se pueden aplicar a la realidad», añade.

Así se explica cómo una tortilla puede tuitear o cómo vigilar el estado de salud de un compañero diabético. Estos son dos de algunos de los proyectos que acercan lo marciano al día a día. «Jugar forma parte de la innovación. Aplicamos tecnologías de vanguardia para desarrollar proyectos que, aunque suenen marcianos, hacen la vida más fácil a todos y, además, tienen una clara utilidad en el mundo empresarial», apunta Jorge Gutiérrez, managing director de Liquid Squad de Accenture Digital.

Ideas locas que nacen de problemas del día a día y que por arte tecnológico se convierten en herramientas perfectas. Uno de ellos es Sugar Cube o Terrón de Azúcar. Se trata de un cubo conectado con un sensor en el brazo de la persona que lo utiliza, que muestra con colores si el nivel de glucosa en sangre del usuario es bajo, medio o alto.

Sugar Cube. / Nacho Urbon-Accenture

«La idea original era desarrollar una aplicación que hacía más fácil la vida a personas con diabetes, se trata de un objeto que muestra información de un único parámetro fácilmente interpretable; su éxito, por tanto, podría extrapolarse para medir niveles de polen, estado del tráfico, temperatura, valor de las acciones y todo ello sin necesidad de desbloquear el móvil», detalla la compañía.

Un comienzo similar tiene Tortilla Bot. Antes de incorporarse a Accenture, el equipo de Liquid Squad pasaba sus horas laborales cerca de uno de los lugares de Madrid con las mejores tortillas de la capital, «pero solo sacaba una y cuando le venía bien», comenta Alonso.

Tortilla bot. / Nacho Urbon-Accenture

Ante esta necesidad, el equipo de Liquid Squad instaló un sensor de peso en el plato del bar que, mediante inteligencia artificial, publica un tweet avisando cuándo está lista la nueva tortilla, las raciones que van quedando o cuándo se está acabando.

Posteriormente, esta misma tecnología se aplicó en un proyecto para Gucci en el que utilizando unos sensores parecidos en sus tiendas se podía detectar cuándo el usuario levanta un frasco de perfume. Con la introducción de esta tecnología, se consiguieron aumentar las ventas un 30%. «Estos proyectos nacen con el objetivo de hacer cosas para molar, pero si sirven para el día a día mejor».

Entre las paredes de esta exposición se encuentran otros inventos menos marcianos. Entre ellos se encuentra la posibilidad de crear un minueto único y particular con tan solo lanzar un dado. Este proyecto, nacido de la colaboración con la Biblioteca Nacional de España, consigue crear una partitura única con 272 compases numerados junto a cuatro tablas en los que aparecen reflejados cada uno de ellos.

Además de los proyectos marcianos, expertos de Accenture han aprovechado la Semana para acercar la tecnología a niños de entre 8 y 12 años y adentrarse en talleres de programación, basados en los fundamentos de la Hora del Código.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos