Hallados sin vida los cuerpos de los dos alpinistas desaparecidos en el monte Nanga Parbat

Imagen de Tom Ballard (i) y Daniele Nardi, en el Nanga Parbat./
Imagen de Tom Ballard (i) y Daniele Nardi, en el Nanga Parbat.

El español Alex Txikon y su equipo han encontrado en Pakistán a Tom Ballard y Daniele Nardi, en búsqueda desde hace días

AGENCIAS

El equipo de búsqueda del montañero español Alex Txikon ha confirmado el hallazgo de los cadáveres del italiano Daniele Nardi y el británico Tom Ballard, desaparecidos desde el 24 de febrero en el Nangar Parbat, en Pakistán.

«Con gran tristeza informo de que la búsqueda de Daniele Nardi y Tom Ballard ha acabado al confirmar Alex Txikon y el equipo de búsqueda que las siluetas avistadas en el Mummery a unos 5.900 metros son las de Daniele y Tom. RIP.», informó en su cuenta de Twitter el embajador italiano en Islamabad, Stefano Pontecorvo.

Karrar Haidri, secretario del Club Alpino de Pakistán, federación gubernamental de montañismo a cargo de la coordinación de la operación, también confirmó a Efe el deceso de los alpinistas y explicó que los cuerpos no podrán ser recuperados debido a la altitud a la que tuvo lugar la tragedia.

«Los cadáveres no han sido recuperados, no es posible bajarlos desde tal altura. Se quedarán allí para siempre», indicó la fuente. En un mensaje público compartido por el secretario del Club Alpino, la familia del italiano agradeció el apoyo de Txikon y los otros miembros del grupo de búsqueda, entre otros, por su «colaboración y generosidad».

Nardi y Ballard desaparecieron hace dos semanas a 6.250 metros en el Nanga Parbat (8.125 m) cuando trataban de hacer cima por el peligroso espolón Mummery.

El vasco, por su parte, se encontraba en Pakistán para intentar convertirse en el primero en hacer cima en invierno en el K2 (8.611 m), la segunda montaña más alta del mundo después del Everest, cuando recibió la noticia de las desapariciones y decidió sumarse a la búsqueda.

El Nanga Parbat es conocido como la «montaña de la muerte» por los 80 alpinistas que han muerto en sus laderas desde el primer intento por escalarla en 1895, algo que logró por primera vez el austríaco Hermann Bulh en 1953.

La montaña tiene una pared de 4.000 metros que escalar, lo que supone uno de los mayores retos en un monte en el que además son frecuentes las avalanchas.