El cadáver hallado en Barcelona lleva la misma ropa que Janet Jumillas el día que desapareció

La policía científica revisa el solar donde aprecieron los restos de una mujer en El Prat de Llobregat (Barcelona)./EFE
La policía científica revisa el solar donde aprecieron los restos de una mujer en El Prat de Llobregat (Barcelona). / EFE

La familia de la mujer, vista por última vez el pasado 13 de marzo, habla de una «trama» para «asesinarla»

CRISTIAN REINOBarcelona

Los investigadores continuaron este miércoles trabajando en las labores de identificación del cadáver de una mujer hallado el martes por la tarde en un descampado de El Prat de Llobregat, muy cerca de Barcelona. Todo apunta a que el cuerpo encontrado sin vida era el de Janet Jumillas, una mujer de Viladecans que desapareció hace dos meses en extrañas circunstancias.

La autopsia no ha acabado de confirmar la identidad de la víctima y tendrán que ser las pruebas de ADN o las dactilares las que deberán corroborar su identidad. La mujer desapareció el pasado 13 de marzo en Cornellà de Llobregat tras hacer unos trámites en la delegación de Hacienda. Como consecuencia del paso del tiempo, el cadáver se encontraba en un avanzado estado de descomposición, lo que está dificultando las labores de identificación.

El cuerpo fue hallado en un agujero de cuatro metros de profundidad y 30 metros de ancho, tapado con una manta. Los Mossos d'Esquadra trabajan con la principal hipótesis de que se trata de Jumillas, de 39 años y madre de dos hijos. Unos operarios que trabajaban en la zona hallaron el cadáver. Según los primeros indicios, la ropa encontrada en el cuerpo coincidiría con el de la mujer desaparecida, que habría muerto de forma violenta con un corte en el cuello y varios golpes en la cabeza.

El abogado de la familia Jumillas, Jorge Albertini, señaló este miércoles que los familiares de la víctimas están abatidos pues aún albergaban esperanzas de encontrar a Janet con vida. Según Albertini, en el caso incurren todos los elementos de un «asesinato», como «la mentira, la trampa, el engaño» y la desaparición. A su juicio, hay una «trama» detrás del suceso trágico y podría haber más detenidos.

Los Mossos atribuyen el homicidio a Aitor García Puga, amigo de la víctima. García está en prisión preventiva desde el pasado 9 de mayo. Desde el 13 de marzo estaba bajo vigilancia, como sospechoso. Esta situación permitió a los Mossos comprobar cómo el acusado lanzaba unas bolsas en un contenedor de basura. En su interior, había unas gafas de la víctima y una fregona con sangre, que más tarde se confirmó que era de Janet.

Los investigadores aún tienen que determinar el móvil del crimen. Además del principal sospechoso, la Policía detuvo también a un amigo de este como presunto encubridor del homicidio. Tras arrestar al presunto autor del asesinato, los Mossos localizaron en su vivienda de Cornellà restos de sangre humana, tanto en las paredes como en el suelo. Se sospecha que el crimen se produjo en el domicilio del principal acusado y que luego habría intentado ocultar el cadáver en un descampado. Lo que hizo sospechar a los investigadores policiales es que una parte del piso tenía las paredes recién pintadas. La víctima fue hallada muy cerca del domicilio del presunto encubridor.