¡Logroño resiste!

¡Logroño resiste!
Justo Rodríguez

El Asedio recrea la llegada de las tropas francesas a las murallas del Revellín

Amaya Arteaga
AMAYA ARTEAGA

«¡Pamplona ha caído y en ella ondea ahora la bandera del francés!», anunciaban los Héroes del Revellín en plena plaza del Mercado a eso de las 11.30 horas. No eran noticias halagüeñas y la situación todavía podía empeorar: treinta mil soldados franceses marchaban ya hacia la capital riojana dispuestos a conquistarnos y, con ello, abrirse paso hacia tierras castellanas y amenazar España entera. Así, cuerpo a cuerpo, sin 'bots' ni redes sociales de por medio.

Con este trágico comunicado comenzaba esta mañana el Asedio de Logroño que, tras el pertinente desfile de tropas por la calle Portales, afrontaba el primer acto de la recreación, en el que se representa la llegada de las tropas francesas a las murallas del Revellín. Ajenos al devenir histórico, los logroñeses del siglo XVI se hallaban extramuros ocupados con sus faenas diarias cuando los caballos y las lanzas del enemigo asomaban en el horizonte entre gritos de «¡Que vienen los franceses!» y con algunos minutos de retraso sobre el horario previsto, porque las batallas son así de impredecibles. Cuando ciudadanos y comerciantes estaban ya a salvo en el interior de la muralla y tras un intercambio de pareceres poco fructífero entre el corregidor de Logroño, Don Pedro Vélez de Guevara, y el general Asparrot, el enfrentamiento ha sido inevitable.

Hasta en dos ocasiones han cargado sin éxito los arcabuceros y espaderos logroñeses contra la batería de artillería y el cañón que el enemigo había colocado frente a la puerta del Revellín. Imposible tomarlos con tan pocos soldados. Finalmente, Don Pedro ha optado por hacer creer al general francés que iba a considerar su oferta de rendición, dando tiempo así a la llegada de las tropas castellanas, y ambos han pactado una tregua de 24 horas. Las tropas francesas comienzan así el sitio de la ciudad, con el objetivo de rendir la voluntad de los logroñeses mediante el desabastecimiento y el hambre. De momento, Logroño resiste. Esta tarde, a las 19.30 horas, continuará la historia...