Ayuntamiento, feriantes y artesanos cierran con satisfacción las fiestas de San Bernabé

Ayuntamiento, feriantes y artesanos cierran con satisfacción las fiestas de San Bernabé

La hostelería realiza un diagnóstico más desigual, con buena respuesta en el Casco Antiguo y deficiente en el resto de la ciudad

ÁFRICA AZCONA LOGROÑO.

Las pasadas fiestas han visto desfilar a mucha gente. Han sido unos 'sanbernabés' con la lluvia como protagonista, pero, según coinciden los sectores consultados, «con un ambiente espectacular y una afluencia masiva», lo que en palabras de la alcaldesa, tiene que ver con que «San Bernabé está en alza» y, para el sector hotelero y de viajes, «con el hecho de que este año el Día de La Rioja ha caído en sábado, con lo cual ha habido un día menos, y la gente ha preferido quedarse».

La participación en los actos ha estado, en algunos casos, «por encima de las expectativas», como destacó ayer Cuca Gamarra que, en su primer balance, hizo referencia a unas fiestas «cien por cien logroñesas», con algunos actos como las 'luminarias', que van «cogiendo una fuerza espectacular». «No había mas que ver el aspecto de Portales después de la Ofrenda Floral, en la noche del día 10 al 11, era espectacular».

La primera edil resaltó que «los logroñeses somos muy dinámicos y participativos, si podemos, no nos perdemos nada» y agradeció que la ciudad «se haya implicado por completo, a tope, algo que es de agradecer».

«Este año han salido las cuentas, nos vamos bastante satisfechos»

Hizo especial mención «a los actos que no han sido organizados directamente por el Ayuntamiento», como las citadas 'luminarias', de la Cofradía de San Bernabé, o el Reparto del Pan, el Pez y el Vino, «una tradición que, un año más, ha superado todas las expectativas, y ha sido un nuevo éxito», que, además, recordó, «por segundo año, ha llegado a mayores de residencias que no pueden acercarse al Revellín». La alcaldesa no quiso dejar pasar por alto «la participación, esfuerzo y dedicación» en las fiestas de todos los grupos recreacionistas y voluntarios. «Todos se han volcado en las conmemoraciones y esto no es fruto del trabajo de unos días, sino «del esfuerzo de todo el año y eso se nota en los trajes renacentistas y la organización».

Fotos

Balance por sectores

Al valorar el impacto económico, los feriantes se mostraban «bastante satisfechos» y este año sí podían decir que les salían las cuentas. Su presidente, Fernando San Pedro, ha visto cumplidas las expectativas: «La gente no se ha ido como otras veces e, independientemente de todo lo que ha llovido, ha habido muy buen ambiente». Además, valora que el público se va acostumbrando a cruzar el Ebro, «no tanto por la noche, que sigue vacío». Tras cuatro días de fiesta, ahora les toca levantar las atracciones y dirigirse a nuevos destinos: «Unos a Irún, otros a Burgos, Soria... y ya, luego, a sanfermines». Aunque sin muchas novedades en las atracciones, esperan «salvar bien» la temporada: «Hasta que no salgamos definitivamente de la crisis, no creo que haya novedades», reconoce.

Más escéptico se mostraba el director gerente del Circo Holiday, Ramón Sacristán: «El balance de este año no ha sido regular, ni peor ni mejor que el anterior». Convertido en un circo sin animales, el empresario riojano cifraba el año pasado en un 60% la pérdida de su público habitual. Por su parte, la Asociación de Artesanos y Elaboradores de Alimentos Artesanos de La Rioja (ARTESAR) reconocía que las ventas de esta edición han sido mayores entre los veinte puestos instalados en la plaza del Mercado. «Ha pasado mucha gente, ha habido mucho ambiente y esto, claro, ha animado las ventas..., no era difícil superar las cifras, porque habían bajado tanto...», constataba ayer su presidenta Victoria Mateo. En hostelería los resultados han sido dispares, dependiendo de la zona. El consumo en los bares del Casco Antiguo «ha ido muy bien, pero de El Espolón para arriba, ruina total», sentenciaba el presidente de la Hostelería Riojana, Francisco Martínez-Bergés, para quien la fiesta «terminó» innecesariamente antes de tiempo: «El lunes, a media tarde, estaba ya todo recogido en El Revellín, los campamentos desaparecidos... y la gente se dedicó a pasear y pasear».

En el caso del sector hotelero, su portavoz, Demetrio Domínguez, lo tiene claro: «San Bernabé no atrae a turistas, ha sido como un fin de semana más de junio». Tampoco se han visto especialmente favorecidas las agencias de viaje, donde el hecho de que este año no haya habido 'puente' ha hecho que las reservas hayan sido muy bajas, con un reducido número de salidas. «La mayoría de ellas han sido a destinos de interior, además de Salou y Cambrils, un clásico para aquellos que buscan playa en estas fecha», resumía Jesús Herrera.

Más

 

Fotos

Vídeos