Transporte y tráfico digitalizados

Transporte y tráfico digitalizados

Vehículos y sistemas de control incorporan las últimas tecnologías y se integran en la Smart City | La geolocalización de los autobuses urbanos o la gestión de la circulación en tiempo real son algunas de las mejoras realizadas en esta área

AMAYA ARTEAGA

Gracias a la tecnología cualquier ciudadano logroñés puede pagar el billete del autobús urbano con una tarjeta magnética, diferente según la tarifa que le corresponda. Pero, además, esa misma tecnología de la que no siempre somos conscientes permite saber en qué punto exacto está el autobús y cuándo llegará a la parada, ver en qué cruces hay más tráfico o acceder con el coche a una calle peatonal cerrada al tráfico rodado general.

La digitalización ha transformado la recepción y gestión de datos del transporte y el tráfico en Logroño, un ámbito esencial en el día a día de la capital. En el caso de los autobuses urbanos, entre las mejoras tecnológicas destaca la geolocalización. «Todos los autobuses de Logroño están geolocalizados, por lo que sabemos en cada momento dónde están situados», apunta Francisco Iglesias, concejal de Transporte Urbano, Tráfico y Vías Urbanas. Esta información aparece en las pantallas situadas en las paradas, donde se indican los minutos que tardará en llegar el siguiente servicio y también puede consultarse a través de la app municipal Logroño.es, lo que resulta «muy interesante para el usuario del transporte, que puede saber cuánto tiempo queda o seleccionar otra línea que se ajuste a sus necesidades».

Sobre ruedas

Autobuses
En los últimos 4 años se ha renovado prácticamente el 50% de la flota y se va a continuar. Cumplen la normativa Euro 6 de motores diésel, están adaptados para personas con movilidad reducida y se ha mejorado el sistema de acceso con rampas dobles, eléctricas y manuales. Incorporan sistema de ecoconducción, desfibriladores y están geolocalizados.
Control del tráfico
Se han modernizado las cámaras de tráfico y se han instalado conexiones de fibra óptica que envían datos al instante. Las espiras en los principales cruces envían datos de los vehículos al Centro de Control.
Señalización
Los semáforos están en proceso de cambio para incorporar lámparas LED que permitan comprobar su funcionamiento a distancia. Se van a modernizar las cámaras y pilonas de las zonas peatonales para que permitan control e interacción.

Iglesias señala también que desde el Centro de Control de Tráfico, integrado en el Centro de Control Integral Smart Logroño, se monitorizan los autobuses, lo que permite «ver posibles incidencias y tomar decisiones con Policía Local para modificar líneas y rutas, encontrar itinerarios alternativos o suspender el servicio».

La situación de los autobuses y las cámaras de tráfico pueden consultarse desde la app Logroño.es

Centro de Control de Tráfico

Desde este mismo Centro de Control de Tráfico no solo se gestionan los autobuses sino todo el discurrir de vehículos por la ciudad. Las cámaras que lo registran, y a las que también se accede desde la app municipal, se renovaron el pasado verano. «Ahora son a color y pueden girar 360 grados si es necesario», indica Francisco Iglesias. «Permiten ver la densidad de tráfico en determinados cruces, que los técnicos han seleccionado por ser más significativos del movimiento de coches de la ciudad, por su configuración o por su mayor densidad». Junto a las cámaras se renovaron todas las conexiones de fibra óptica, que sustituyen al cableado analógico, lo que permite gestionar directamente las cámaras desde el Centro de Control de Tráfico. A esto se suma la monitorización del número de vehículos a través de espiras situadas bajo la calzada, que registran el número de vehículos que circulan.

Información para tomar decisiones

La digitalización del control de tráfico en Logroño tiene como consecuencia una gran cantidad de datos que se reciben y analizan en el propio Centro de Control de Tráfico. «Con todos estos datos podemos generar cuadros de mando para que los funcionarios que manejan el Centro de Control de Tráfico puedan tomar decisiones en un momento determinado conforme a los datos que se observan en el sistema», explica Francisco Iglesias. «Igualmente, generan estadísticas y estudios que pueden ser muy útiles para la generación de informes que ayuden al Ayuntamiento a tomar decisiones de futuro y a los funcionarios de la Unidad de Movilidad para establecer medidas de mejora o medidas correctoras dentro del sistema».

De este modo, el 'big data' permite tener una visión de conjunto y, si hubiera una emergencia en Logroño y hubiera que tomar decisiones respecto al tráfico, se contaría con más información y, además, se tendría la posibilidad de interactuar sobre los elementos, por lo que la respuesta sería más rápida y adecuada.

La digitalización ha llegado también a elementos tan cotidianos de la señalización y el tráfico como los semáforos o a las cámaras y pilonas de las calles peatonales. «El nuevo contrato de tráfico que se adjudicó en junio establece que deben modificarse los sistemas y cambiar a lámparas LED para poder visualizar desde el Centro de Control si un semáforo está estropeado o hay una incidencia en su cuadro eléctrico», resume el edil. «Respecto a las cámaras y pilonas de las zonas peatonales, hay varias con sistemas obsoletos fuera de mantenimiento, que se van a actualizar». Con estos dos cambios, se podrán reparar los semáforos de forma más eficaz, se recibirán en el Centro de Control los datos de coches que entran y salen en zonas peatonales e, incluso, se podrá operar con los elementos, para desactivar una cámara o bajar una pilona de manera permanente, a distancia y en el momento.

 

Fotos

Vídeos