Hacia una Administración inteligente

Imagen de archivo del Comité Técnico de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) celebrado en Logroño. /Antonio Díaz Uriel
Imagen de archivo del Comité Técnico de la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) celebrado en Logroño. / Antonio Díaz Uriel

La Red Española de Ciudades Inteligentes impulsa el uso de la tecnología para mejorar la gestión municipal | Más de 80 municipios españoles colaboran para lograr una mayor sostenibilidad económica y medioambiental

AMAYA ARTEAGA

Cuando la Red Española de Ciudades Inteligentes (RECI) comenzó a fraguarse en 2010, las tecnologías de la información y las ciudades que la integrarían, entre ellas Logroño, eran muy diferentes de las actuales. Pero en aquel momento ya se estaba fraguando un nuevo modo de hacer las cosas en el ámbito municipal, que se ha desarrollado en estos 8 años, igual que ha evolucionado la propia Red. «Un grupo de ciudades medianas y de compañeros alcaldes o portavoces éramos conscientes del potencial que tenían nuestras ciudades y de que estábamos en un nuevo mundo en el que la tecnología iba a generar nuevas oportunidades, nos iba a plantear nuevos desafíos y nos iba a dar la oportunidad de afrontar nuevos retos», explica la alcaldesa de Logroño y vicepresidenta de la RECI, Cuca Gamarra. «Además, era el momento de una nueva gobernanza que hoy nadie cuestiona pero que en aquellos momentos era muy rompedora, un cambio cultural en la propia Administración Pública». Así, con el objetivo de liderar esta nueva realidad de forma conjunta, en 2012 surgió la Red Española de Ciudades Inteligentes, que se constituyó en Logroño.

RECI EN DATOS

Origen
Sesión fundacional celebrada en enero de 2012 en Logroño, la red se constituyó oficialmente en junio de ese mismo año en Valladolid.
Integrantes
De las 12 ciudades iniciales ha pasado a los más de 80 municipios de más de 50.000 habitantes actuales.
Misión y objetivos
Generar una dinámica de colaboración entre ciudades para promover la gestión automática y eficiente de las infraestructuras y los servicios urbanos, la reducción del gasto público y la mejora de la calidad de los servicios, consiguiendo así atraer la actividad económica y generando progreso.
Grupos de trabajo. Hay cinco áreas principales en las que se trabaja de forma conjunta
Innovación social; Energía; Medio Ambiente, Infraestructuras y Habitabilidad urbana; Movilidad Urbana; y Gobierno, Economía y Negocios.

Desde el inicio la capital riojana estuvo implicada de lleno en la red, cuyo objetivo fundamental era y es utilizar la tecnología como instrumento para mejorar la gestión municipal y los servicios públicos que se ofrecen al ciudadano. Y, además, hacerlo con la sostenibilidad económica como elemento esencial. «Pensamos, y ahora podemos decir que acertamos, que apoyándonos en la tecnología podíamos avanzar y, además, hacerlo con menos gasto público», recuerda Gamarra.

Medio ambiente

El riego o el alumbrado público son ahora más eficientes gracias a las nuevas tecnologías Cuca Gamarra

Otra de las apuestas de la red desde su nacimiento era mejorar la sostenibilidad medioambiental ya que, como señala la alcaldesa, la tecnología «permite controlar las emisiones, reducirlas y hacer un uso más eficiente de los recursos naturales». En estas líneas de trabajo se enmarcan algunas de las iniciativas que durante estos años se han desarrollado en Logroño y se han compartido en la red. Es el caso, por ejemplo, del riego inteligente, que tiene en cuenta la situación meteorológica en cada momento, con lo que se optimiza el consumo de agua y se reduce la factura de electricidad.

Otro de los puntos en los que se ha trabajado es la telegestión de los edificios municipales, que ya se utiliza en distintos ámbitos, en las instalaciones deportivas o los colegios de Logroño, lo que también mejora la eficiencia energética. A estas actuaciones se suman otras muchas, como la instalación de alumbrado público inteligente en Avenida de la Paz o de alumbrado basado en energía solar en el entorno del Hospital San Pedro, la colaboración con la Universidad de La Rioja para desarrollar una patente que evite el robo de cable en la ciudad o la adaptación del 010 al nuevo modelo de ciudad inteligente.

Más

Para el futuro próximo, Gamarra marca un objetivo claro: la generación de actividad económica y empleo en la ciudad. «Los servicios públicos, el estado de bienestar y la buena gestión ofrecen muchas posibilidades de generar nuevas iniciativas empresariales, innovadoras, que nos resuelvan situaciones y mejoren la calidad de vida de los vecinos de Logroño», resume la alcaldesa. A esto se suman acciones en el campo de la iluminación y la recogida y gestión de basuras, servicios en los que ya se están preparando nuevos proyectos.