Los pisos turísticos se disparan en La Rioja antes del endurecimiento de su normativa

Los pisos turísticos se disparan en La Rioja antes del endurecimiento de su normativa

El volumen de inscripciones en el registro autonómico de estos alojamientos ha pasado de los 401 del mes de enero a los 663 que había al cierre de septiembre

Luis J. Ruiz
LUIS J. RUIZLogroño

Ha pasado algo más de una década desde que al sector turístico se incorporara uno de sus últimos actores: las viviendas turísticas. Una realidad que comenzó de manera tímida en la región pero que con el paso del tiempo y de la mano de plataformas como Airbnb se han popularizado hasta el extremo de presentarse como una competencia más que real a los actores tradicionales. Diez años después, las últimas cifras que constatan su evolución revelan que no se trata de una moda pasajera. A lo largo de los nueve primeros meses de este año la oferta turística en este tipo de alojamientos ha crecido más del 62%. Así, si el pasado mes de enero estaban inscritas en el registro autonómico un total de 401 viviendas de este tipo, al cierre del pasado mes de septiembre eran ya 663. Tan sólo durante la última semana, apuntan desde el área de Turismo de la región, se inscribieron 11 nuevas viviendas. Por contra, en ese mismo periodo de tiempo han solicitado su baja ocho viviendas.

Dos son los factores que han influido en esa evolución. Por un lado, y en primera instancia, la obligación de inscripción impuesta por el reglamento autonómico para regularizar la situación de aquellos alojamientos (no todos) que esquivaban la normativa. Por otro, y aún en fase de gestación, la modificación legal que prevé impulsar el Gobierno central y que, en caso de salir adelante, podría facilitar la capacidad de veto de las comunidades de propietarios para la que ya no se requeriría unanimidad sino una mayoría cualificada.

Dos de cada diez alojamientos de este tipo en Logroño están en el Casco Antiguo

A finales del pasado mes de septiembre tuvo lugar en Madrid la primera reunión del Grupo de Trabajo sobre Viviendas de Uso Turístico en la que participaron todas las comunidades autónomas además de representantes del sector hotelero, empresarial, las plataformas (Airbnb, HomeAway...), comunidades de vecinos, consumidores y sindicatos. En ese foro el Ejecutivo puso sobre la mesa una propuesta de modificación de la Ley de Propiedad Horizontal para rebajar hasta tres quintos la mayoría necesaria en una comunidad de vecinos para prohibir el ejercicio de la actividad de alquiler turístico o, en su caso, para fijar determinadas condiciones para su ejercicio.

Eduardo Rodríguez Osés, director general de Cultura y Turismo y representante de La Rioja en ese encuentro, destaca que si para algo sirvió el encuentro fue más allá de para consensuar «una definición de vivienda de uso turístico» frente a la realidad actual derivada de diferente regulación autonómica, para poner en marcha el registro único nacional de estas viviendas.

Comunidad de vecinos

«Se identificaron hasta 6 elementos diferentes que ahora vamos a ir incorporando las diferentes regiones», explica Rodríguez Osés, que deja entrever la necesidad de llegar a un acuerdo consensuado. En ese sentido, y en lo referente a la reducción del quórum necesario para limitar estas viviendas turísticas, el director general de Turismo, sostiene que el posicionamiento «es complicado».

«Excluir a alguien que tiene una vivienda ya registrada para que no pueda votar ni decidir es complicado. Los propios vecinos, que estuvieron en la reunión, quieren que no haya guerras en las comunidades. En muchos casos están entrando turistas y no pasa nada», destacaba de un encuentro «muy provechoso para integrar perspectivas».

El portal Airbnb, el principal operador de este tipo de servicios turísticos, elevaba su oferta -en la que también se incluyen casa rurales y similares- hasta los 700 alojamientos. Prácticamente la mitad de ellos, 304, están ubicados en el casco urbano de la capital. Haro, Ezcaray y Cirueña son las otras tres localidades que cuentan con mayor número de viviendas turísticas de este tipo en la actualidad.

En el caso de la capital, la oferta tiene un epicentro: el Casco Antiguo. Entre avenida de Portugal y el Ebro ayer aparecían disponibles un total de 58 viviendas de uso turístico, es decir, dos de cada diez de este tipo de alojamientos que se ofrecen en Internet están en el corazón de la ciudad. El mismo escenario se reproduce en Haro (42 alojamientos ofertados), en donde buena parte de ellos se concentra en la zona histórica de la ciudad jarrera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos