La paradoja del gas natural de Sotés: el País Vasco ingresa 7,5 millones y La Rioja, nada

Planta de tratamiento del gas natural en Sotés. :: justo rodríguez/
Planta de tratamiento del gas natural en Sotés. :: justo rodríguez

La comunidad vecina participa del accionariado del yacimiento riojano, mientras que nuestra región aún no ha obtenido rédito vía impuestos

Pilar Hidalgo
PILAR HIDALGO

El yacimiento riojano de gas natural en Sotés está resultando extraordinariamente beneficioso para... el País Vasco. El Gobierno Vasco ingresó el pasado año 7,5 millones de euros por la producción de metano en el pozo situado en nuestra región, unos ingresos que en el 2019 confía en duplicar hasta alcanzar los 13 millones de euros, o incluso más.

Frente a lo rentable que el pozo riojano, de nombre Viura, se está demostrando para la comunidad vecina, el Gobierno de La Rioja admite que por el momento no ha obtenido un euro por la explotación del combustible fósil que alberga el subsuelo de nuestra región.

Esta paradójica situación se debe a que la Sociedad de Hidrocarburos de Euskadi (Shesa), entidad participada al 100% por el Gobierno Vasco, posee el 37,7% del accionariado del permiso riojano. Unión Fenosa Gas, socio mayoritario del proyecto Viura, cuenta con el 58,8% y Oil & Gas Skills tiene el 3,5% restante.

El País Vasco prevé recuperar en un par de años la inversión de 30 millones realizada en Sotés

En virtud de este reparto, la sociedad pública vasca se llevó más de un tercio de los beneficios obtenidos durante el 2018 (el primer ejercicio durante el que el pozo se mantuvo a lo largo de todo el año en producción, una vez que el consorcio logró la autorización definitiva para explotar el yacimiento en julio del 2017). Esta inyección económica se disparó a finales del ejercicio, al multiplicarse por ocho la producción.

«Las empresas tanto públicas como privadas tienen derecho a invertir donde deseen, lo que entra dentro de la libertad de mercado», opinaba ayer el Ejecutivo riojano sobre los réditos que está cosechando el País Vasco en nuestra tierra.

Las reservas previstas en el Viura rondan los 3.000 millones de metros cúbicos de gas natural, con lo que las previsiones iniciales hablaban de que el yacimiento podría permanecer en activo durante 15 años.

Cuando comenzaron las primeras pruebas extractivas, de la 'roca almacén' riojana se llegaron a sacar 200.000 metros cúbicos de hidrocarburo al día, pero el comportamiento de las perforaciones no resultó la deseada y las cifras pronto cayeron a 70.000 metros cúbicos.

Dos pozos y un ramal

En el marco del proyecto Viura, se abrieron dos pozos, uno en término de Sotés (más viable) y otro en Hornos de Moncalvillo (mal productor y que está inactivo). Con el fin de recuperar la capacidad productiva, se llevó a cabo una tercera perforación o ramal del primer pozo (el de Sotés) que ofrecía mejores perspectivas. Se aplicó en él la técnica 'side track', que penetró por la misma boca del pozo hasta los dos kilómetros de profundidad y, a partir de ahí, se efectuó una perforación dirigida que permitió abrir otro orificio de una longitud similar, pero en un ángulo que alejó las tuberías a 400 metros de distancia.

De este modo, comenzaron a sacar 350.000 metros cúbicos y el pasado noviembre realizaron otra mejora que disparó la producción hasta los 560.000 metros cúbicos por jornada, lo que ha multiplicado también los beneficios.

Frente a esto, los ingresos a los que aspira La Rioja provienen de la aplicación de la Ley de Hidrocarburos del 2015. Según esta norma, la comunidad autónoma que aloja el yacimiento y los ayuntamientos del perímetro de referencia de los sondeos (en este caso, los de Sotés, Hornos de Moncalvillo, Navarrete y Medrano) recibirán el 3% del valor del gas sacado en cada anualidad y el 2% de los condensados.

La cuestión es que estos emolumentos deben quedar recogidos en los Presupuestos Generales del Estado, una circunstancia que aún no se ha producido. El Gobierno de La Rioja indicó ayer que «ésta fue una de las reivindicaciones que el presidente regional, José Ignacio Ceniceros, trasladó a la ministra de Hacienda, María Jesús Montero, en su reunión del pasado noviembre cuando le reclamó la inclusión en el proyecto de Presupuestos para el 2019 de la repercusión del impuesto de hidrocarburos en la Comunidad Autónoma de La Rioja en relación con el proyecto Viura». «Pero no nos han dado respuesta», aseguró el Ejecutivo regional, para el que la omisión de este concepto «es otra muestra más de lo negativos que eran los Presupuestos de Pedro Sánchez para La Rioja». «Los Presupuestos del Gobierno anterior no podían tener la repercusión porque la planta aún no había entrado en producción», aseguró el Ejecutivo riojano respecto de que este asiento tampoco figurase en cuentas previas.

Y si el Gobierno regional no ha ingresado nada, tampoco lo han hecho los cuatro ayuntamientos concernidos; ya que, una vez el dinero esté en la comunidad, es el Ejecutivo riojano el que debe establecer los porcentajes de reparto entre Administración autonómica y locales.

Mientras tanto, ante la boyante marcha del Viura, el País Vasco prevé recuperar en dos o tres años (la mitad del plazo inicialmente contemplado) los 30 millones de euros que Shesa invirtió en el proyecto riojano. En cambio, a La Rioja le tocará seguir esperando los cerca de 26 millones de euros que barajaba recaudar vía impuestos por hospedar un yacimiento de gas natural en su territorio.

Más