«Las lenguas deben servir como un elemento de unión»

Ocón, ayer en la sede. :: F.Díaz

El líder de los socialistas riojanos insta a aprovechar el acervo cultural y luchar contra los «intentos de patrimonialización» del idioma por los nacionalistas

Teri Sáenz
TERI SÁENZLogroño

Francisco Ocón se reconoce sorprendido por la tormenta mediática que ha suscitado la alusión al euskera en las enmiendas del PSOE a la reforma del Estatuto y se abre a «matizar» la redacción para quien no haya entendido «o no haya querido entender» el sentido de las aportaciones.

-¿Qué sentido tiene pretender introducir la referencia al euskera en la reforma de la norma fundamental que rige La Rioja?

-Una de las singularidades de La Rioja es que en San Millán fueron escritas las primeras palabras en castellano y en euskera y ello pertenece por tanto a nuestro acervo histórico y cultural. Nuestro objetivo es poner en valor esa cuestión en un momento especialmente convulso a nivel territorial, en el cual muchos nacionalismos pretenden hacer de las lenguas un elemento de división en lugar de unión. El sentido de nuestras enmiendas es exactamente el contrario: que ninguna lengua sea patrimonio de nadie, sino de todos los españoles en su conjunto.

-El efecto que ha generado es de rechazo general porque La Rioja es totalmente ajena al euskera.

-Cuando se celebró el 25 aniversario del Milenario de la Lengua con la presencia de los mandatarios autonómicos, el entonces Rey don Juan Carlos y el presidente de la RAE, Lázaro Carreter, intervinieron quien era en ese momento presidente de La Rioja y el lehendakari, José María Ardanza. Aquel fue un intento de utilizar las lenguas como factor de unión entre todos los españoles y no se suscitó ninguna polémica. Tal vez ahora alguno no lo ha entendido o no ha querido entenderlo así. En La Rioja no tenemos ningún problema de identidad nacional. Todos somos españoles y se habla castellano. Ni se habla euskera ni se hablará. Nuestra referencia a través de las enmiendas pretende sólo ponerlo en valor, pero aquí no se trata ni de normalizar ni se va a vehiculizar.

Leer más

-¿Por qué el PSOE no hizo esa alusión en las anteriores reformas?

-Se trata, como le digo, de un apunte de carácter cultural plasmado en las Glosas Emilianenses. Entendemos que en la actual coyuntura que vive el país es una oportunidad de situar a La Rioja como un ejemplo de convivencia frente al intento de algunos de patrimonializar los idiomas y las banderas. Quien de ahí deduzca que por extensión se pretende por ejemplo introducir el euskera en la educación no está diciendo la verdad.

-Más allá de una declaración genérica, las enmiendas prevén también aspectos muy concretos como la investigación científica «prestando especial atención a la lengua castellana y al euskera por ser originarias de La Rioja».

-Partiendo de que las primeras palabras escritas en euskera y castellano se referencian en San Millán, el fin es generar un proyecto, no de habla pero sí de análisis, que lo conviertan también en un centro de investigación filológica sobre esas lenguas. No se va a hablar en la calle nada que no sea castellano, pero a través de esa investigación la comunidad puede ser una aportación clave al resto de España como un elemento de tolerancia.

-Hay quien observa un intento soterrado de 'euskaldunización' como el que se opera en Navarra.

-Son situaciones absolutamente incomparables. Hay zonas de Navarra donde sí se habla euskera de forma habitual y natural. En La Rioja, no. Es un elemento simplemente de bagaje histórico cuya aportación debe servir para lo contrario: evitar la patrimonialización de las lenguas como factor separador.

-¿Cuánto hay de guiño al PNV tras el apoyo que dio a Pedro Sánchez para llegar a La Moncloa?

-Fíjese si es tanto al contrario que pensábamos que si alguien podría decir algo negativo son los nacionalistas vascos, por el hecho de que el nacimiento del euskera esté fuera del País Vasco. Las lenguas deberían servir para unir, pero muchos pretenden que separen.

-¿Contempla el PSOE retirar estas enmiendas?

-No, porque su sustrato es que las lenguas sirvan como herramienta de unión entre todos los españoles. Si el problema es que alguien no lo ha entendido bien, a lo que sí estamos abiertos es a matizar la redacción en el trámite en marcha.