Rumanía sale a votar en Logroño

Rumanía sale a votar en Logroño
Juan Marín

Los residentes rumanos de la comunidad riojana salen a votar para las comicios europeos con el propósito de conseguir un cambio en su país natal

Tania Nastase
TANIA NASTASE

El Centro Sagrado Corazón Jesuitas se ha convertido este domingo 26 de mayo en un colegio electoral más, donde a estas horas siguen votando aquellas personas de nacionalidad rumana residentes o turistas en España con DNI o pasaporte expedido en Rumanía.

La cola que se ha formado hoy en Duques de Nájera era patente, y todo apunta a que, hasta las 21 horas, seguirá siendo así, con vecinos rumanos de toda la región que se han acercado a las urnas para elegir a los representantes de Rumanía en el Parlamento europeo con la intención de mejorar el panorama actual del país y poder lidiar con la corrupción y mejorar, entre otros aspectos, las infraestructuras del mismo.

Uno de los asistentes, Valentin Nicolae Timofte, natural de Hunedoara pero asentado en Pradejón, ha explicado que lleva votando desde que llegaron a España, hace ya doce años, y le parece «muy bien» que puedan hacerlo desde Logroño. El vecino ha comunicado que quieren cambiar el partido que está ahora gobernado, el Partido Socialdemócrata (PSD), porque «muchas personas quiere volver a su país, pero así no se puede». «Ahí no hay vida, es muy difícil poder trabajar. Están robando, todos lo hacen, pero al menos realizan algo para los pueblos, pero quien está ahora en el poder no está haciendo nada, y te quitan además todos los derechos, hasta hablar por la calle de algún otro partido político, porque vienen los 'gendarmes' y te llevan a la Policía, te ponen multas, te pegan, etc. Hemos llegado a unos tiempos muy malos», ha expresado Timofte.

Su mujer, Daniela Ramona Timofte, natal de Orăștie, también lleva 12 años en España, pero por su parte, es la primera vez que puede acudir a las urnas por motivos laborales, porque tiene que desplazarse hasta Logroño y el tiempo y el tipo de trabajo no se lo permitía. La vecina ha indicado que los que tienen que acudir sobre todo son los del propio país, ya que ellos, desde aquí, son pocos. Sin embargo, ha explicado que «votan los que son pagados, a los que se les dan cosas a cambio, hacen favores, etc. Están muy influenciados».

Otra asistente, Minica Ligiana Petrar, natural de Timișoara pero afincada en Calahorra y que lleva ya 19 años en España, ha señalado que el problema es la gran diferencia que hay entre las diferentes zonas de Rumanía. «Los caminos son un desastre, sobre todo en el norte, pierdes el tiempo en la carretera si quieres hacer una visita, los colegios y muchos de los hospitales son un desastre también, y los sueldos y las ayudas para los niños son bajos. Las condiciones las tienen que ofrecer a todos, no solo a las ciudades grandes. Hay mucho por hacer aún -ha continuado-, queremos volver, pero de momento no podemos porque dependemos del sistema español, y si vas ahí eres como un extranjero y no sabes ni cómo empezar». Ligiana ha afirmado que, «quieras o no volver a Rumanía, hay que votar para que haya un cambio porque lo que sí quieres es que el país vaya bien y sea un ejemplo para el resto».

Por último, Simion Crisan, de Orăștie pero asentado en Villamediana, y Atila Ilie Zudor, de Orăștie pero con domicilio en Logroño, han indicado que, «aunque las cosas hayan mejorado un poco, cuando se cambie el Partido que está gobernado irá a mejor. La corrupción tiene que cambiar, y esperamos que lo haga para poder volver».

Se espera que hoy voten en Rumanía más de 18 millones de peronas en unas elecciones europeas que se celebran al mismo tiempo que un referéndum consultivo convocado por el presidente conservador Klaus Iohannis contra las reformas de la Justicia del Gobierno socialdemócrata, en el que se consulta a los ciudadanos si quieren prohibir los indultos a corruptos y los decretos gubernamentales para reformar la justicia.