https://static.larioja.com/www/menu/img/economia-empresas-riojanas-desktop.jpg

Limpieza a toda máquina

Instalaciones de la lavandería industrial Vibesa en el polígono de Cantabria de Logroño. /Miguel Herreros
Instalaciones de la lavandería industrial Vibesa en el polígono de Cantabria de Logroño. / Miguel Herreros

Las instalaciones de Lavandería Vibesa reciben 15.000 kilogramos de ropa al día | La evolución de la empresa logroñesa, que cuenta con más de 40 trabajadores, ha ido asociada a una apuesta por la tecnología

Iñaki García
IÑAKI GARCÍALogroño

Todos los sectores evolucionan. La exigencia de los mercados y la aparición de nuevos métodos de trabajo exigen una renovación. Y bien lo saben en Vibesa, donde se ha realizado una apuesta por la mecanización y por el uso de la tecnología en el sector de las lavanderías industriales.

Vibesa, según explica su apoderado, nació a comienzos de la década de los ochenta en torno al sector hostelero. «Desde 1996, aproximadamente, ya nos centramos en la lavandería industrial y en el 2001 nos trasladamos a nuestras instalaciones del polígono de Cantabria», apunta Jesús Vicario.

Nombre
Vibesa.
Sector
Lavandería industrial.
Servicios
Todo el proceso de limpieza para la ropa de hoteles, restaurantes o residencias de ancianos, entre otros clientes. Incluido el transporte.
Dirección
Calle Soto Galo, 16. Polígono de Cantabria. Logroño.
Teléfono
941-252290.

Desde entonces, el sector ha cambiado de manera notable. «Ha avanzado muchísimo», sintetiza el apoderado de Vibesa. «Antes las máquinas eran mucho más pequeñas que ahora y las actuales además lo hacen prácticamente todo: lavan, planchan, doblan y apilan la ropa», añade Vicario, quien recalca que en su empresa se realiza todo el proceso, desde la recogida de la ropa hasta su entrega.

En Vibesa se encargan de todo el proceso, desde la recogida hasta la entrega de la ropa ya limpia

Entre los clientes de la lavandería industrial logroñesa hay hoteles, restaurantes y hospitales

Los clientes de Vibesa son hoteles, restaurantes, residencias de ancianos y hospitales. «Y también trabajamos con ropa de empresas», apuntilla Vicario. Cuando las toallas, manteles o sábanas entran por las instalaciones de Vibesa apenas son sometidas a ningún proceso manual. «Prácticamente todo es mecanizado», señala el apoderado de la empresa. Así, y tras una primera clasificación, el recorrido se inicia en un túnel de lavado de 16 módulos, donde la ropa se pesa y se lava. «No lleva centrifugado, ya que el agua se quita mediante una prensa», explica Vicario. «Cada uno de esos módulos saca una torta de 60 kilogramos en aproximadamente dos minutos y medio», recalca.

Secar, planchar y doblar

Dependiendo del tipo de ropa se usan unos productos u otros para su limpieza y después las prendas pasan a unas secadoras y la zona de planchado y doblado. «Con las toallas, por ejemplo, la máquina es capaz de identificar su tamaño y agruparlas», expone el responsable de la empresa logroñesa. Una vez listas, las prendas se agrupan y se dejan a punto para ser devueltas a sus lugares de origen. En total, el proceso tiene una duración aproximada de media hora. «Todas la ropa es nuestra y, además, nosotros nos encargamos de realizar el transporte, no lo externalizamos», apunta Vicario, quien señala igualmente que el volumen actual de trabajo en la lavandería se sitúa en unos 15.000 kilogramos de ropa diarios.

Conforme la tecnología ha avanzado, la empresa también lo ha hecho. «Cuando la cogimos había cinco o seis trabajadores y ahora ya somos más de cuarenta», reseña Jesús Vicario, quien tiene claro cuáles son los objetivos de su empresa para el futuro. «Nosotros seguiremos apostando por la calidad de nuestros servicios y nos gustaría, si es posible, continuar aumentando nuestra producción», concluye el apoderado de Vibesa.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos