Nadal 'sirve' una victoria plácida ante Haase

Rafa Nadal golpea la bola. /
Rafa Nadal golpea la bola.

El balear hace gala de un gran servicio y una potente derecha para apuntarse a la tercera ronda

MANUEL SÁNCHEZ

El niño que leía un cómic de Tintín en la previa del partido en la Philippe Chatrier seguro que dejó la lectura para otro momento cuando Rafa Nadal saltó a la pista. El campeón de catorce 'Grand Slams' salió del vestuario con un número en la parte trasera de sus zapatillas, el nueve. En su cabeza el reto de cambiarlo por un diez el próximo 11 de junio, pero antes de eso quedaban seis partidos, el primero de ellos ante Robin Haase. Rafa Nadal se quitó un obstáculo más de en medio al derrotar al holandés por 6-1, 6-4 y 6-3 en menos de dos horas.

más información

Es difícil destacar una sola característica del juego de Nadal en un partido, pero en su segundo encuentro este año en París, el servicio funcionó de manera espectacular. El de Manacor puso cuatro saques directos y se movió en porcentajes cercanos al 75% en cuanto a primeros saques en juego y primeros servicios ganadores. Era día para coger confianza y Nadal lo hizo al saque. El tulipán, si bien complicó a Nadal en Wimbledon 2010, al arrebatarle dos sets, sobre tierra iba a ser otra historia.

Nadal salió enchufado para atacar la movilidad del espigado holandés y se hizo con el 'break' en la segunda oportunidad que tuvo. Haase, de metro noventa de altura, basó sus opciones en meter muchos primeros, atacar rápido y plantarse en la red cuanto antes mejor. Pero ahí Nadal sobre arcilla tiene mucha ventaja. Movió a Haase de lado a lado y aprovechó el fuerte calor que inundó París para derretirle. Cuando Nadal decidió acelerar, la rotura cayó de su lado, repitió la fórmula inicial en el sexto juego y castigó el servicio del holandés para posteriormente cerrar la primera manga por 6-1.

A partir de ahí bajó el listón Nadal, se limitó a ser fuerte al saque y como en el primer set, apretar en los momentos clave. Este 'bajón' coincidió con los mejores momentos de Haase, que ya casi al haber aceptado la derrota, se quitó la presión de encima y conectó varios tiros de revés de mucha calidad, sobre todo aquellos paralelos que tocaron línea. Aun así, Nadal tuvo la suficiente firmeza como para romper en el tercer juego y asegurarse el set. Haase no inquietó al resto y Nadal se sirvió de buenas derechas para controlarlo.

Dos sets a cero en contra en Roland Garros y Nadal enfrente. Algo que nadie ha levantado. Haase disfrutó de los minutos que le quedaban sobre la pista e incluso llegó a bromear con el juez de silla al golpearle sin consecuencias con un golpe de revés que se le desvió. El holandés le pidió disculpas y simuló que su raqueta era un arco y le disparaba una flecha a modo de broma.

Un gesto de humor que hizo dudar a los aficionados si Robin Haase no era en realidad Robin Hood. Aunque si el personaje inglés se caracterizó por su precisión, el holandés, la dejó de lado para ceder su saque en el quinto juego del tercer set. La sentencia definitiva para un Nadal que aceleró y con derechas de otro mundo cerró su billete para tercera ronda. Ahí espera el georgiano Nikoloz Basilashvili, con el que nunca se ha enfrentado y con el que esperará dar un pasito más para convertir el nueve de sus zapatillas en un diez.

Pasan cuatro españoles

Roberto Bautista, cabeza de serie número diecisiete del torneo, se deshizo del kazajo de origen ruso Mikhail Kukushkin en cuatro sets 6-3, 3-6, 6-3 y 7-6 (3). El castellonense, que puede cruzarse con Rafa Nadal en octavos, se enfrentará al checo Jiri Vesely en tercera ronda. Por su parte, Pablo Carreño consiguió su mejor ronda en Roland Garros al derrotar al japonés Taro Daniel por 7-5, 6-4, 4-6 y 6-0. El asturiano llegó a ir 'break' abajo en los tres primeros sets, pero supo reponerse para firmar sus primeros dieciseisavos en París. Su siguiente oponente será Grigor Dimitrov. El búlgaro se tomó la revancha con Tommy Robredo, quien le eliminó en Marrakech este año, y dejó la única baja española de la jornada al vencer al catalán por 6-3, 6-4 y 7-5. También pasaron de ronda Albert Ramos, que defiende cuartos de final, y Guillermo García López. Vencieron al francés Benjamin Bonzi y al argentino Marco Trungelliti, respectivamente.