Fútbol

Y el colíder es el Calahorra

Y el colíder es el Calahorra
Sergio Martínez

Los rojillos siguen asombrando en su inicio de liga, esta vez con remontada incluida

LA RIOJACalahorra

Nadie en Calahorra soñaba con esto, pero la afición de La Planilla ya puede decirlo: ahora mismo, el Calahorra es el mejor equipo del Grupo II de la segunda B, con permiso del Racing, que le supera en diferencia de goles. El equipo rojillo está empatado con otros dos equipos con siete puntos.

Ante el Gernika, el Calahorra ha pasado otra estación de su viaje particular en este regreso a Segunda B: la de remontar. Lo hizo, porque en el inicio se vio dominado en jugo y marcador. El Gernika salió mejor al campo, dominando y ganando claramente la batalla del centro del campo.

Llegó el gol, y fue con mala suerte: los rojillos se encontraron en el 16 con un autogol de Cristian, que intentó rechazar un centro desde la banda pero acabó metiendo el balón en su portería.

Acusaron los rojillos el golpe, y el Gernika seguía mejor. Hubo nervios cuando los vizcaínos lanzaron hasta tres córners seguidos. El Calahorra intentó poco a poco sacudirse el dominio contrario pero no lo consiguió hasta después de la media hora.

3 Calahorra

Zabal, Yasín, Morgado, Cristian, Duro, Cárdenas, Rodrigo, Gabri, Samuel (Ubis, 67'), Parla (Almagro, 74'), Barrón (Barace, 56')

1 Gernika

Garrantxo, Aimar, Igor, Koldo, Carracedo, Lander, Enziondo, Otiñano (Gorka, 56'), Pradera, Parra (Abaroa 56'), Santamaría (Guarrotxea, 67')

GOLES
0-1, Cristian (propia puerta, 16'). 1-1, Parla (32'). 2-1, Gabri (34'), 3-1, Samuel Obeng (46')

Y fue por la banda: la derecha, por donde galopaba Yasin. Dos internadas suyas, en el 32 y en el 34, acabaron un gol. La primera, después de que Samuel peleara muy bien por alto un balón que le quedó franco a Parla, que controló y embocó.

Y la segunda, cuando el centro de Yasin desde la línea de fondo llegó, tras un rechace, a Gabri, que marcó con clase.

Remontar en dos minutos da alas a cualquiera, y también al Calahorra. Este equipo está de dulce, y los últimos minutos de la primera mitad merecieron algún gol más de premio.

El tercero

Pero el premio se hizo esperar, sin embargo, hasta el regreso del vestuario. Samuel Obeng pelea un balón en la esquina, se hace con él y la cruza.

Era el escenario soñado: una renta de dos goles para comenzar la segunda parte, y para dejar así sonado al rival. De hecho, los rojillos siguieron dominando unos minutos más, mientras el Gernika se dolía del golpe

Poco a poco el equipo visitante se fue haciendo con el juego, mientras el Calahorra enseñaba la cara que va afianzando en este inicio de liga: muy buena organización defensiva y gran trabajo colectivo. Así, los vascos no llegaron a mostrar peligro hasta muy al final, cuando acumularon gente dentro del área en un intento desesperado de sacar algo.

Pudieron marcar en el 88, con un tirazo de Guarrotxea que no entró gracias a un paradón de Nacho Zabal.

A final, otros tres puntos. Ya son siete, y 6 goles en tres partidos. un inicio soñado. Y aunque queda mucho, el Calahorra enseña buenos mimbres para, al menos, sobrevivir de largo a este regreso a Segunda B. El resto, Dios dirá.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos