Jornada 5

El Villarreal sigue sin encontrar el gol

Ekambi (d) y Goldson, en la disputa de un balón. /Reuters
Ekambi (d) y Goldson, en la disputa de un balón. / Reuters

Los de Calleja, que se mostraron desdibujados en ataque, fueron incapaces de superar a un Rangers que disputó la segunda mitad con un hombre menos y se jugarán el pase ante el Spartak

JUANJO GONZALO

La falta de puntería volvió a ser clave en Escocia. Dos buenas paradas del escocés McGregor, erigido en héroe de la noche para el público de Ibrox, y el nulo acierto de cara a portería condenan a los de Javi Calleja, incapaces de superar a un equipo que disputó toda la segunda mitad con un hombre menos, tras la expulsión de Candeias. Habrá que esperar a la última jornada del grupo G para conocer el desenlace para el 'submarino amarillo' de la fase de grupos una Liga Europa que siempre ha seducido, y mucho, en tierras castellonenses.

Villarreal y Rangers sabían que se jugaban mucho en Escocia y las caras de concentración de los 22 protagonistas, desde el inicio, lo decían todo. También el feroz ambiente de un Ibrox Park repleto de aficionados que no dejaron de animar a su equipo durante todo el encuentro y que dieron la bienvenida a los suyos con un precioso mosaico en uno de los fondos. Era una oportunidad de oro que podía permitir a los amarillos dejar sellado el billete para la siguiente ronda, un objetivo para el que se habían mentalizado durante toda la semana.

Por eso, el equipo de Calleja salió muy enchufado y dominando el juego en el inicio de un choque en el que el Rangers apenas lograba combinar. Una circunstancia que tan sólo se vio durante los primeros minutos, antes de que Arfield comenzara a brillar y fuera el primero en rematar, con un disparo sencillo, a la meta de Andrés Fernández. Lejos de esa llegada tímida, el cuadro de Steven Gerrard apenas creó problemas en ataque. Ni el colombiano Morelos, ni Candeias, que se vio obligado a abandonar el campo antes del descanso tras ser expulsado, lograron acechar a la defensa del Villarreal.

0 Rangers

McGregor, Tavernier, Worrall, Goldson, Flanagan, Coulibaly (McCrorie, min. 92), Jack, Arfield, Candeias, Middleton y Morelos (Lafferty, min. 78).

0 Villarreal

Andrés Fernández, Mario Gaspar, Álvaro González, Funes Mori, Jaume Costa, Cáseres, Morlanes, Manu Trigueros (Cazorla, min. 62), Fornals (Samu Chukweze, min. 74), Toko Ekambi y Bacca (Gerard Moreno, min. 62)

ÁRBITRO:
Matej Jug (Eslovenia). Expulsó a Candeias por parte del Rangers por doble amarilla. Amonestó a Flanagan y Middleton por parte del Rangers, y a Mario Gaspar y Álvaro por parte del Villarreal
INCIDENCIAS:
Partido de la quinta jornada del grupo G de la Liga Europa disputado en Ibrox Park, que presentó un espectacular ambiente.

Mucho antes de que se marchase el punta portugués, Toko Ekambi volvió a erigirse en uno de los principales protagonistas de los de Calleja. No termina de tener suerte de cara a portería el atacante -a pesar de los dos tantos logrados ante el Rapid, también marró varias ocasiones-, incapaz de superar a McGregor en dos claros mano a mano en los que el experimentado guardameta se hizo gigante y realizó dos excelentes intervenciones para mantener con vida a los suyos.

Con un hombre menos, el juego de los escoceses cambió. Del ímpetu de la primera mitad pasó el Rangers a tener que conformarse con defender y aprovechar alguna llegada clara. Estuvo muy cerca de hacerlo. En el banquillo amarillo se llevaban las manos a la cabeza, pues un peligroso disparo de Lafferty a punto estuvo de sorprender a un solvente Andrés. Minutos antes ya habían logrado meter el miedo en el cuerpo al cuadro de Castellón con un tanto bien anulado.

Para el 'submarino amarillo' fue un continuo quiero y no puedo. A pesar de sus múltiples llegadas, se mostraba la pobre producción ofensiva de un Villarreal que, una jornada más, volvió a ser incapaz de cara a puerta. No fue hasta cumplido el primer cuarto de hora de la segunda parte cuando llegó la reacción de un desesperado Calleja. Ni las entradas de Santi Cazorla, Gerard Moreno y Samu Chukweze fueron una solución a la escasa puntería de un equipo desalmado, que perdió en una plaza mítica europea una excelente oportunidad para lograr la clasificación matemática a los dieciseisavos de la Liga Europa.

Tocará esperar a la última jornada de la segunda competición continental en lo que será una auténtica final en el Estadio de la Cerámica, al que el Spartak de Moscú rendirá visita el próximo 13 de diciembre. Entonces, un empate ante un club que vive sumido en una guerra interna servirá a los castellonenses para certificar el pase. A pesar de ello, la situación del equipo sigue siendo preocupante.