Diego Costa ya se entrena tras recibir el milagro serbio

Diego Costa entrena con sus compañeros. /
Diego Costa entrena con sus compañeros.

Completa con cautela la sesión previa al viaje a Lisboa tras completar en Belgrado un curioso tratamiento médico

RODRIGO ERRASTI MENDIGURENMadrid

Diego Costa, que estaba descartado por sus propios compañeros en la fiesta de celebración del pasado domingo, se ejercitó con el resto de sus compañeros en la última sesión de entrenamiento del Atlético en Los Ángeles de San Rafael (Segovia), antes de viajar a Lisboa. El delantero, que padece una lesión en el bíceps femoral de su pierna derecha, viajó esta semana a Belgrado para someterse a una tratamiento basado en la aplicación de placenta de yegua por parte de la Marijana Kovacevic. Quiere estar en Lisboa a cualquier precio. No parece importarle poner en riesgo su presencia en el Mundial. La mejoría de su lesión muscular de grado I en el bíceps femoral del muslo derecho, el club insiste en que no hay rotura, ha resultado ser evidente y Costa ha tocado balón con la misma intensidad que sus compañeros.

Es cierto que en algunos momentos en un despeje y en un sprint- se ha llevado la mano a la zona dolorida. Y en otros ha completado los ejercicios con cierta cautela. Sin movimientos explosivos. El brasileño, que tuvo que retirarse del partido disputado contra el Barcelona en el Camp Nou en el que su club se proclamó campeón de Liga, viajó a Serbia acompañado del preparador rojiblanco Óscar Pitillas y tras regresar hizo ejercicios específicos en el gimnasio, y una sesión de hidroterapia.

La método de la doctora Marijana Kovacevic ha sido la última esperanza del club para tener a su delantero listo para jugar la final de la Champions. Algunos futbolistas mejoraron con él, pero no ayudó a otros. Ante la desesperación de un partido como una final se buscan todo tipo de soluciones. Si sale bien, bien y si sale mal se considera que no se ha perdido nada. No creo que sea así, explica que Tomás Calero, jefe de los servicios médicos del Betis, considera que la situación no es agradable para su colega del Atlético, José María Villalón. Para lo bueno o para lo malo, el doctor Villalón va a estar en la picota.

Normalmente una microrrotura tarda en curarse entre dos y tres semanas tras las primeras 24-48 horas en reposo absoluto sin recibir antiinflamatorios, que podrían frenar una fase proliferativa de la recuperación. Aunque desee jugar pero parece complicado que pueda llegar a rendir a un nivel digno en Lisboa. Hay lesiones musculares con las que se puede jugar sabiendo el riesgo. A veces parece una cosa sencilla, pero es un quebradero de cabeza interesante. Lo normal es que lo hable el jefe médico, el entrenador y el futbolista. La última palabra la tiene el jugador, que tendrá muchas presiones por parte de amigos, familiares, de la prensa. No respetar los plazos es lo que provoca tantas recaídas, explica Calero en relación a los constantes problemas de Costa o Cristiano. una Una posible recaída en la zona lesionada podría dejarle sin Mundial.

El entrenamiento atlético, a puerta cerrada, ha servido al Cholo para ultimar los detalles de cara a la final, en la que sí parece que estará Arda Turan. El turco, que recibió un golpe fuerte en la cresta ilíaca en el partido del Camp Nou, parece recuperado y, en principio, no debería tener problemas para ser titular.