La salida más triste de los Beer Runners

Los componentes del grupo Beer Runners han recordado a su compañera Alicia / Diego Marín A.

El colectivo de corredores populares de Logroño dedica uno de sus entrenamientos a Alicia de Pedro, una compañera recientemente fallecida, corriendo hasta el tanatorio

Diego Marín A.
DIEGO MARÍN A.Logroño

Los Beer Runners de Logroño han protagonizado este miércoles la salida más triste de su trayectoria. Como acostumbran en verano, han partido a las 20.00 horas desde el complejo deportivo La Ribera para correr juntos unos kilómetros, sin competir, solo por entrenar o, simplemente, para hacer un poco de ejerciendo mientras hablan unos y otros. Pero esta vez portaban unos dorsales y no era una carrera. «Gracias, Alicia», se leía en lugar de los habituales números identificativos. Y es que una de sus miembros, Alicia de Pedro Ramos, ha fallecido a causa de un cáncer de mama.

Casada, madre de dos hijos, y de 44 años, llevaba años luchando contra la enfermedad. Este jueves a las 17.30 horas se celebrará el funeral en la Iglesia del Sagrado Corazón de Logroño y los Beer Runners le rendirán un singular homenaje, pero antes le han querido dedicar la salida de entrenamiento de esta semana. El grupo ha partido junto y corrido hasta el paseo de La Florida, junto al tanatorio, y allí han guardado un minuto de silencio en memoria de Alicia. En uno de los balcones la familia de Alicia ha contemplado y agradecido el gesto.

No es la primera vez que el colectivo de los Beer Runners, muy amplio en Logroño, sufre la pérdida de uno de sus miembros. Sin ir más lejos, hace poco más de un año murió Jesús Galilea y organizaron un entrenamiento colectivo en su pueblo, Corera, que contó con ciertos de participantes y que se pretende repetir este verano en su memoria. Alicia era una aficionada al 'running'. El Ayuntamiento de Logroño la distinguió en el 2015 por haber completado quince de las dieciséis pruebas del  II Circuito Runners Logroño Deporte. Después se marchó junto a su familia a Murcia por motivos laborales, donde continuó participando en carreras populares, pero en los últimos meses había regresado a La Rioja.

Para los Beer Runners de Logroño Alicia ha sido un ejemplo de lucha que no ha pasado desapercibido, por eso sus compañeros le han querido agradecer de alguna manera el que se hubiera unido al colectivo.

El capitán de los Beer Runners de Logroño, Esteban Rodrigo, explica que «cariñosamente le decía que era nuestra beer runner destinada en Murcia; ella quería continuar con el grupo de allí, ya que estaba poco animado y conocía el espíritu de nuestro club».