Logroño vive la invasión rosa

Diez mil mujeres han formado la gran marea rosa que ha recorrido el centro de Logroño en la cuarta edición de la Carrera de la Mujer

César Álvarez
CÉSAR ÁLVAREZ

Logroño ha vivido la invasión rosa. Más de 10.000 mujeres (a las 'oficiales' se unen las que se han quedado sin dorsal y corren sin él, pero con la camiseta de otros años) han teñido de rosa las principales arterias de la ciudad.

Bastante antes de las 11.00 horas, momento previsto para el pistoletazo de salida, ya se intuía que no era un día cualquiera en el devenir de la ciudad. Cada esquina , cada parque, cada parada de autobús era un punto de encuentro de un grupo de mujeres vestidas del rosa de la carrera.

Las mujeres logroñesas y riojanas se conjuraron para derrotar al cáncer, y si no lo consiguieron no fue por falta de voluntad sino porque todavía falta de dar algunos pasos a las que esos miles de mujeres han contribuido con su aportación económica. Lo que sí han conseguido ha sido demostrar que las que luchan contra la enfermedad no están solas.

Y ha quedado demostrado ya desde multitudinaria salida. Durante varios minutos, la marea rosa ha estado pasando bajo el arco que marcaba el inicio de la carrera. Con humor, alegría e ilusión han comenzado su recorrido. En unos casos corriendo, en otros andando más o menos rápido y también paseando tranquilamente. Las había niñas, jóvenes, adultas y mayores (algunas muy mayores), pero todas han sumado.

Cómic

Han sumado para continuar investigando contra el cáncer, y han sumado para demostrar que nadie está solo en la lucha contra la enfermedad.  Más de diez mil sonrisas, así lo han avalado.

Previa

De las 4.000 participantes iniciales a las 10.000 actuales. Y ello porque se trata de un número de inscripciones limitado «por motivos de seguridad» que en futuras ediciones volverá a ser revisado para analizar las posibilidades de seguir subiendo.

Grupos de mujeres, a punto de comenzar.
Grupos de mujeres, a punto de comenzar. / Sonia Tercero

Temas

Cáncer