Mundial de Baloncesto de China

Un Mundial para derrocar al rey mermado

Un Mundial para derrocar al rey mermado

Una Estados Unidos sin apenas estrellas comparece para defender un trono que tuvo España en 2006 y al que ahora aspiran selecciones como Serbia, España, Francia, Grecia o Australia

NACHO CABALLEROMadrid

Un escenario nunca antes visto y una oportunidad irrepetible. Con estas credenciales se presenta el Mundial de Baloncesto de China, que arrancará el próximo sábado día 31 de agosto. La interminable lista de bajas y ausencia de estrellas que ha afectado a las máximas potencias mundiales y que ha azotado al torneo en su conjunto, amenazan el reinado inexpugnable de la todopoderosa Estados Unidos en el baloncesto FIBA.

Para la selección de las barras y las estrellas conformar una nómina de 12 jugadores para la competición ha sido un auténtico calvario. Históricamente, los jugadores estadounidenses normalmente han preferido acudir a pelear por las medallas a los Juegos Olímpicos, pero Estados Unidos siempre ha podido acudir a los Mundiales un equipo competitivo, algo que este año ha sido realmente difícil y tedioso. James Harden, Anthony Davis, Damian Lillard, DeMar DeRozan, Bradley Beal, C.J. McCollum o Kevin Love, son solo algunos de los nombres que desde el primer momento renunciaron acudir con su selección nacional a China.

Incluso jugadores un peldaño o dos por debajo decidieron contestar con un 'no' a la llamada de Gregg Popovich, lo que se ha traducido en que Estados Unidos acuda al Mundial con probablemente su peor plantilla constituida exclusivamente por jugadores NBA de la historia. A pesar de todo, su dominio en este deporte es tan demoledor, y a veces absurdo, que aun así es la principal favorita para ganar su tercer oro de manera consecutiva, pero no de manera tan clara.

La referencia del combinado norteamericano este año será Kemba Walker, nuevo fichaje de los Boston Celtics. El base es claramente el jugador de más nivel del plantel y el único del equipo que fue All-NBA (tercer mejor quinteto) en la última temporada en la NBA, además de All-Star, junto a su compañero Khris Middleton. De su rendimiento dependerá un Estados Unidos que ya ha perdido algún amistoso, como ante Australia, y ganó con apuros a España hace una semanas.

Menos 'ÑBA' que nunca

La selección española también sufrió un duro revés con las renuncias de Pau Gasol, Serge Ibaka y Nikola Mirotic, lo que por otra parte ha propiciado un liderazgo y aumento del nivel con el combinado nacional de Ricky Rubio en los partidos preparatorios y que se vislumbra como la pieza clave de cara al Mundial. El catalán ha aumentado claramente sus registros anotadores y su dirección se antoja más vital que nunca.

 Por su parte Marc Gasol, el flamante campeón de la NBA, seguirá siendo indudablemente la figura en torno a la que jueguen los hombres de Sergio Scariolo. Eso sí, el cuerpo técnico tiene claro que a sus 34 años y el cansancio acumulado de una larga temporada el de Sant Boi necesitará mucha ayuda.

La idea de Scariolo es optimizar bien sus recursos para que el peso del equipo se distribuya entre el base de los Phoenix Suns y otros jugadores que pisan fuerte desde atrás como los hermanos Hernángomez (los más destacados en el último amistoso con derrota ante Rusia), sin olvidar las aportaciones interminables de Sergio Llull o Rudy Fernández desde el perímetro. Sin un gran rendimiento colectivo parece imposible poder soñar con medalla o como un oro como en 2006.

Serbia se postula como una de las grandes candidatas a asaltar el trono ante la debilidad de los estadounidenses. Tiene potencial y mucha confianza. Nikola Jokic será el líder del cuadro dirigido por Sasha Djordjevic, y su unión con Boban Marjanovic, el gigante Dallas Mavericks (2,21 m), les convierte sobre el papel como la mejor pareja interior del torneo. Con apenas 24 años, Jokic viene de hacer su mejor campaña en la NBA y ya es considerado una estrella de la Liga y de este inminente Mundial. Junto a Bogdan Bogdanovic y Nemanja Bjelica serán el núcleo duro de un combinado cuya victoria final, con el panorama que se vislumbra y el potencial y calidad que tienen, no sería una gran sorpresa.

Francia por su parte aterrizará en China con una de las plantillas más completas del torneo y uno de los que menos estragos han sufrido por la ausencia de estrellas, y con ello unas altas pretensiones. El equipo francés se presenta con cinco jugadores NBA y lo mejor de Europa. Rudy Gobert será el líder de los galos, establecido desde hace un par de temporadas como uno de los mejores defensores del mundo, mientras que los puntos saldrán de las manos de Evan Fournier, Nicolas Batum o Nando De Colo.

'Canguros' saltarines y anotadores

Australia podría haber alcanzado un nivel superior con la presencia de Ben Simmons, pero el jugador de los Philadelphia 76ers ha vuelto a descartar una vez más acudir con el equipo oceánico. A pesar de ello, Patty Mills, Matthew Dellavedova, Joe Ingles, Andrew Bogut o Aron Baynes forman un grupo sin ninguna estrella destacada pero sí con trabajo constante en las dos zonas de la pista. Ya rompieron la racha de 13 años consecutivos de victorias de Estados Unidos en un partido amistoso y será otra de las grandes alternativas a la victoria final.

Será la primera vez que podamos ver tras su discreta actuación en el pasado Mundial de España de 2014 al recién nombrado 'MVP' de la NBA, Giannis Antetokounmpo. El jugador griego viene de hacer una temporada al alcance de muy pocos en la liga norteamericana y su dominación en ambos lados de la cancha, junto a su tan descabellada versatilidad física, puede ser algo nunca visto en baloncesto FIBA. El juego de la selección helena orbitará alrededor del mejor jugador que acudirá al torneo y uno de los mejores del planeta junto a secundarios que tendrán que dar un paso adelante para llegar lejos en la competición como su hermano Thanasis, Nick Calathes, Kostas Sloukas y Kostas Papanikolau.

Canadá, 1 de 17 NBA posibles

Esos parecen los únicos que podrían soñar con derrocar a Estados Unidos. Por detrás, Argentina es la selección sudamericana más ilusionante, guiada en todo momento por el carácter ganador y competidor de Facundo Campazzo y Nicolás Laprovittola, aunque se encuentra en un proceso de reconstrucción y su juventud y poca veteranía más allá de su eterno capitán, Luis Scola, puede ser un factor clave para no llegar más lejos. El trayecto de la selección italiana por China dependerá en gran parte del rendimiento de Danilo Gallinari, al que siempre se le ha recriminado sus flojas intervenciones en los grandes torneos. Las aportaciones de dos clásicos como Marco Bellinelli y Luigi Datome, también serán cruciales.

Casi como anécdota, Canadá podría haber formado una de las plantillas más potentes del Mundial con una preselección de hasta 17 jugadores NBA de la que finalmente solo irá uno (Khem Birch), y de la que se cayeron tras renunciar a acudir a representar a su país Tristan Thompson, Jamal Murray, R.J. Barrett, Kelly Olynyk, Shai Gilgeous-Alexander o Andrew Wiggins, para centrarse, como el resto de bajas del Mundial, en la temporada con sus respectivos clubes.

Las estrellas del Mundial

Giannis Antetokounmpo

La sensación mundial

Texto alternativo

Sin lugar a dudas, la máxima estrella del torneo. El heleno es la sensación en el baloncesto mundial y viene de ser nombrado como mejor jugador de la temporada regular en la NBA. Una fuerza física y atlética pocas veces antes vista con tan solo 24 años. Gracias a su altura (2,11m) y su envergadura (2,21m), es imparable en el uno contra uno en ataque y casi insuperable en defensa. Domina la zona en ambos lados de la pista y puede hacer auténticos destrozos a los rivales con sus zancadas.

Nikola Jokic

El bailarín de la zona

Texto alternativo

El serbio viene de consolidarse como uno de los mejores pívots del mundo tras su gran temporada en la NBA con los Denver Nuggets. Su visión de juego y habilidad con el pase es algo impropio para alguien de su altura y tamaño, lo que dota a sus equipos de una gran versatilidad en ataque con cortes y bloqueos indirectos de sus compañeros, a los que mejora en la pista. En el poste es un bailarín y tiene buena mano fuera de la zona. La defensa y su lentitud, son sus puntos débiles.

Kemba Walker

La estrella por obligación

Texto alternativo

Tras las infinitas bajas, el base será la imagen de la selección estadounidense en China. Viene de hacer la mejor temporada de su carrera y de ser elegido para los mejores quitentos de la NBA por primera vez. Con Gregg Popovich juego en equipo marca la tónica de sus conjuntos, pero el jugador de los Boston Celtics deberá dar un paso de jerarquía en una plantilla sin apenas experiencia. Domina el manejo de balón, el tiro exterior y casi cualquier registro en ataque, pero su altura y su poca intensidad le hace perecer en defensa.

Rudy Gobert

El ancla de Francia

Texto alternativo

El pívot de los Utah Jazz también se ha afianzado la pasada campaña como uno de los mejores 'centers' del mundo tras ganar su segundo premio consecutivo a mejor defensor del año. Un jugador 'machacador' en ataque que sufre mucho fuera de la pintura pero un ancla en el lado contrario de la pista. El francés no es solo un taponador y un intimidador del aro, también realiza de maravilla los cambios en los bloqueos y las ayudas defensivas, jugadas con las que es capaz de dar la victoria a su equipo.