Leiva se pasa al videoclip

Guille Milkyway se pone sus gafas para seguir grabando en la fábrica de harinas de Leiva. :: / Justo Rodriguez

El grupo musical 'La Casa Azul' graba estos días el vídeo presentación de su próximo disco en La Rioja

David Fernández Lucas
DAVID FERNÁNDEZ LUCASLogroño

Un viejo Seat 1430 está aparcado en la desvencijada fábrica de harinas de La Esperanza en Leiva. Dentro, un chico canta atormentado una canción con las manos apoyadas en el volante. Alrededor, una cámara no para de grabar mientras se repite una y otra vez el tema por varios altavoces y el cantante lo tararea sin emitir sonido.

Todo el rato grabando. Hasta que acaba la canción. Fin de la toma. Ha salido bien y el chico sale del coche. Es Guille Milkyway, líder de La Casa Azul que está grabando su último videoclip en tierras riojanas.

«Leiva es un sitio increíble. Ayer llegamos a La Rioja y viniendo esta mañana hacia aquí me impresionó el paisaje, el silencio y la niebla. Transmitía mucha paz», comenta el cantante catalán en una pausa del rodaje. Varios escenarios de la región han sido elegidos para grabar el videoclip de 'El final del amor eterno', que será la carta de presentación de su último disco 'La Gran Esfera'. Logroño, Cervera o Albelda son otras localizaciones para una historia que trata de contar la emoción y resignación ante el amor idealizado.

El trabajo se podrá ver a finales de marzo coincidiendo con la salida de su próximo disco

«Es un videoclip complejo porque la canción es La Casa Azul en estado puro y su mundo interior. Mezcla la felicidad del baile con la tristeza intrínseca de lo que está contando», explica el director del videoclip Juanma Carillo, riojano afincado en Madrid, que vuelve a casa para grabar. «Este trabajo es muy de la tierra. Muy cercano y casero. Estoy encantado de grabar en La Rioja y que la gente vea que aquí tenemos localizaciones estupendas en rincones sin conocer», afirma Carrillo.

Y tan cercano era el set de grabación que hasta el propio catering estaba hecho por la madre del director del videoclip. Los que allí estaban comían bocadillos mientras algún vecino se acercaba a ver cómo se grababa alguna de las escenas entre humo y luces.

Porque el lugar indicado, la fábrica abandonada era un lugar perfecto para el ambiente que se quería crear. Con frío eso sí. Que el sol apenas se dejó ver hasta el final de la jornada. Pese a eso, Guille Milkyway llevaba sus gafas de sol características y ese aspecto desgarbado que tanto le caracteriza.

«Estoy muy contento con este trabajo. Creo que va a quedar muy chulo. Grabar en escenarios tan cercanos es perfecto». ¿Cuándo se podrá ver? A finales de marzo. Leiva y La Rioja formarán parte de la escena nacional indie.