Ibon Martín: «Los escritores españoles nos hemos empezado a valorar más y eso hace que fuera también lo hagan»

Ibon Martín: «Los escritores españoles nos hemos empezado a valorar más y eso hace que fuera también lo hagan»
D.V.

El escritor presenta su último libro 'La danza de los tulipanes' este miércoles en Logroño en Santos Ochoa, a las 19.30 horas| Se trata de una novela negra ambientada en la zona de Urdaibai, en el País Vasco

LA RIOJALogroño

El escritor Ibon Martín ha afirmado a Efe que cree que los escritores españoles viven «un buen momento» porque «ahora el lector apuesta mucho más por la ficción creada en España» y cada vez hay «más traducciones de autores españoles».

Martín (Donostia, 1976) ha realizado estas declaraciones con motivo de la presentación, este miércoles en Logroño, de su último libro, 'La danza de los tulipanes', una novela negra ambientada en la zona de Urdaibai, en el País Vasco.

Este escritor ha explicado que, en los últimos años, «se ha dado la vuelta a la tortilla» en lo que se refiere al consumo de libros en España, que «no ha caído», ya que antes «se leían muchas novelas extranjeras traducidas al castellano»; mientras que, en la actualidad, se lee a autores españoles, que también viven un buen momento a nivel internacional.

«Nos hemos empezado a valorar más a nosotros mismos y eso hace que fuera nos valoren más», ha subrayado Martín, quien ha puesto como ejemplo de este éxito internacional su más reciente novela, cuyos derechos se han vendido en países como Alemania, Polonia, Francia e Italia.

Ha explicado que 'La danza de los tulipanes' lleva al lector a Urdaibai, un «paraíso natural» localizado en la costa vasca, en el que «aparentemente nunca pasa nada», hasta que tiene lugar el asesinato de «la periodista estrella de la comarca» a manos de un asesino en serie que deja tulipanes rojos sobre sus víctimas.

«Para mí, lo primero siempre son las localizaciones, antes que la trama. Entonces, me enamoré de Urdaibai, me pareció que era un escenario muy fuerte y potente, con un atractivo plástico brutal y me apetecía contar una historia» localizada en este espacio, ha expresado.

«Para mí, lo primero siempre son las localizaciones, antes que la trama. Entonces, me enamoré de Urdaibai, me pareció que era un escenario muy fuerte y potente«

Ha relatado que, a raíz de una serie de paseos por la zona, así como de «indagar un poco en la historias que han ocurrido en los últimos años por allí y en los problemas presentes, ideó una trama que ha «encajado» en este escenario.

«Urdaibai era, sin duda, el lugar donde localizar una trama así porque en ella hay una serie de crímenes de mujeres, todas de una edad muy similar, y quería que, dentro de toda esa historia en la que va a haber mucho horror, hubiera un punto de respiro, una válvula de escape con el propio paisaje», ha remarcado.

Escribir siempre es «enamorarse» de un entorno y, a partir de ahí, «empezar a crear una tela de araña en torno a ese lugar para crear la novela»

Para este autor, el entorno en el que desarrollar sus ficciones es «vital», le tiene que «contar algo» y «tener algo que resulte magnético» para que le «apetezca estar inmerso durante el año entero que supone la escritura de la novela».

Por eso, ha proseguido, lo primero que busca a la hora de ponerse a escribir siempre es «enamorarse» de un entorno y, a partir de ahí, «empezar a crear una tela de araña en torno a ese lugar para crear la novela».

«Cuando voy al monte a pasear o a la playa, ya estoy imaginándome escenarios terribles en esos lugares, esa belleza me aporta mucho, pero me inspira para buscar ese contraste en el que haya un contrapunto a la belleza», ha incidido.

Ha resaltado que su última publicación cuenta con un mapa de todos los escenarios que se narran y es que es «muy frecuente» que los lectores pregunten a este autor a través de las redes sociales y en presentaciones de libros sobre los lugares exactos de sus novelas.

Respecto a la obra que sucederá a 'La danza de los tulipanes', que también será novela negra, ha remarcado que está «empezando a encontrar el lugar» en el que situarla y «tiene puntos», como un rincón de la costa de Guipúzcoa por el que pasea en sus tardes libres y que le tiene «bastante fascinado», por lo que «empiezan a surgir ideas».