Un circo para no dejar de ser niños

Emilio Aragón / Jesús Andrade

'Circlassica', una historia de Emilio Aragón por el 250 aniversario del circo moderno, llega este fin de semana a Riojafórum

J. Sainz
J. SAINZLogroño

«El circo ha sido una de mis mejores y más queridas escuelas. Junto a mi padre y mis tíos aprendí el rigor y la seriedad de trabajar para los niños». Humorista, actor, músico, presentador, productor, director de cine, guionista y empresario audiovisual, Emilio Aragón (La Habana, 1959) es -al menos lo es en la memoria de unas cuantas generaciones- payaso de una larga y querida saga de payasos. De su mano llega este fin de semana a Logroño 'Circlassica' (del 11 al 12 de octubre en Riojaforum). «'Circlassica' es mi particular homenaje a la gran familia del circo que hace de sus vidas un instrumento al servicio de la ilusión y la magia, para que todas las personas, mayores, jóvenes, niñas y niños podamos descubrir, cuidar y conservar nuestra esencia infantil».

-'Circlassica' es un homenaje al circo volviendo a sus orígenes en su 250 aniversario. ¿Qué ha querido contar a través de esta historia? ¿Qué quiere transmitir?

-Las historias más poderosas son las que tocan los grandes temas de la vida. El amor es uno de ellos y quería viajar a través del circo de la mano de una historia de amor. Después de darle muchas vueltas me di cuenta de que había muchas similitudes con la historia de mi bisabuelo. Así que terminé inspirándome en mis bisabuelos para contar que la vida del circo está llena de magia.

-Habla del payaso Gabriel Aragón y la acróbata ecuestre Virginia Foureaux [abuelos de Gaby, Fofó y su padre Miliki]. ¿En qué consiste el gen circense que porta esta larga saga familiar?

-No sé si es un tema de genes, creo que más bien es un tema de tradición familiar. Si vives rodeado de artistas y creces en un determinado ambiente donde eres feliz y, además puedes convertir tu vocación en oficio, es fácil y natural que desees continuar.

-¿'Circlassica' es una mirada romántica, nostálgica... o trata de mostrar el camino hacia una nueva forma de hacer circo?

-Es la manera en la que me ha surgido contarlo, no pretendo mostrar el camino porque no soy quien para hacerlo. En este 250 aniversario del nacimiento del circo, aunque solo fuera de una manera simbólica, me parecía oportuno y bonito contar esta historia familiar.

-¿Circo del Sol o circo ambulante tradicional? ¿Dónde se guarda la esencia de este arte?

-Soy un gran defensor de los mestizajes, así que prefiero no elegir en detrimento de algo, me gusta sumar. Cada expresión del arte tiene su hueco siempre que haya un público dispuesto a disfrutarla.

Una escena de 'Circlassica'
Una escena de 'Circlassica' / P.S.

-¿Por qué razón nunca debería desaparecer el circo?

-Porque el circo nos permite viajar a nuestra infancia, rescatar el niño que todos llevamos dentro y, durante un buen rato, olvidar nuestras preocupaciones de adultos. Es una bocanada de aire fresco.

-¿Sigue usted sintiéndose payaso?

-Sigo sintiendo que tomarse la vida con sentido del humor es necesario para tener una buena vida.

-Ya hace usted mil cosas, pero ¿qué otro artista de circo le habría gustado ser?

-¡Hay tantos! Chaplin, Rivel, Keaton, Laurel, Marx...

-¿Qué sueña un payaso?

-Nim, el protagonista de Circlassica, sueña con conseguir el amor de la bailarina Margot. Creo que nuestra profesión no define nuestros sueños...

-Este espectáculo trata también sobre los sueños. ¿Cree que estamos perdiendo la capacidad de soñar e imaginar las cosas de otra manera?

-En absoluto, todos tenemos sueños. De hecho son el estímulo para avanzar en nuestro camino. Los sueños son universales y atemporales. Todos soñamos con una oportunidad de tener una buena vida, amor, salud, trabajo...

-¿Qué papel cree que deben jugar las artes en una sociedad cada vez más pragmática, más tecnológica y virtual?

-El arte y la cultura son necesarios para conformarnos como personas que dudan, que se cuestionan, que comprenden el valor de lo diferente, que disfrutan de la diversidad, que anhelan la libertad.

LAS FUNCIONES

Riojaforum
Viernes 11 de octubre (a las 18.45 h), sábado 12 (16.30 y 19.30 h.) y domingo 13 (12 y 16.30 h.)
Localidades
De 25 a 50 euros
Venta
www.entradas.circlassica.es

-¿Cultura de consumo y mero entretenimiento, cultura del espectáculo o cultura de la belleza e implicada con su mundo?

-La cultura no necesita apellidos.

-¿Su compromiso como artista?

-Mi compromiso fundamental es como hombre: anhelo ser feliz sin hacer daño. Me preocupa que alguien no lo sea y me moviliza intentar que todos podamos llegar a serlo.

-¿Le molesta que palabras como circo o payaso se utilicen a menudo con connotaciones negativas?

-No, el circo y el payaso que forman parte de mí los siento como un mágico regalo. Solo trae cosas buenas.

-¿Preguntan los políticos a los payasos qué hacer con la cultura? ¿Qué les propondría usted?

-Es necesario que los políticos escuchen a todos los ciudadanos.

-Si usted fuera ministro...

-Yo no sería ministro. Ser politico es una vocación, pero la mía es otra.

-¿Qué enseñaban 'los Payasos de la tele' a los niños de aquella época que hoy no se enseña?

-A cada tiempo le corresponde una manera de entender la vida. Mi padre y mis tíos querían entretener con una mirada amable y familiar. La tecnología ha transformado los hábitos y algunos códigos de relación pero, en esencia, seguimos siendo hombres y mujeres que necesitamos ser amados y amar, disfrutar y compartir la vida. Así que el entretenimiento ha podido cambiar en la forma pero no tanto en el fondo.

-¿Qué sentimiento le provocan aquellos recuerdos?

-Ahora que me hago mayor y soy abuelo, los recuerdos están llenos de nostalgia y de gratitud. No tengo vida para agradecer a mi madre y mi padre la vida que me han regalado.

-¿Habla alguna vez con Miliki? ¿Qué canción le canta?

-Mi padre siempre está en mi pensamiento y en mi corazón.

El payaso enamorado de la bailarina

Después del éxito de 'Circo mágico', un espectáculo visto por 185.000 espectadores en Madrid las pasadas navidades, Productores de Sonrisas ha puesto en gira por España 'Circlassica' para conmemorar de la mano de Emilio Aragón el 250º aniversario del nacimiento del circo moderno. Una treintena de artistas de diferentes países y disciplinas circenses y una potente puesta en escena inspirada en el estilo clásico, trasladan al público al mundo de Nim, un joven payaso bonachón e ingenuo que suspira por el corazón de Margot, la bailarina. «Mi deseo -afirma su creador- es que 'Circlassica' os guste, os emocione y, que cuando termine el espectáculo, sintáis que habéis podido, durante unas horas, reencontraros con vuestro niño y vuestra niña interior dejando que esa sensación os acompañe siempre... Esa es la propuesta, ¡ahí es nada!»