Productos de la huerta riojana recrean trajes de fiesta de Óscar de la Renta

Cristina García Sigüenza con una de sus creaciones./EFE
Cristina García Sigüenza con una de sus creaciones. / EFE

La coordinadora de este proyecto, la profesora de Diseño de Moda Cristina García Sigüenza, afronta en solitario la confección de los trajes de esta pasarela | Bajo su aguja ha homenajeado a Balenciaga, Chanel y McQueen

LA RIOJALogroño

Hortalizas y frutas de las huertas de la localidad riojana de Calahorra han permitido recrear trece «exclusivos» vestidos de fiesta de alta costura del diseñador Óscar de la Renta en la VIII Pasarela Ciudad de la Verdura.

La coordinadora de este proyecto, la profesora de Diseño de Moda Cristina García Sigüenza, ha explicado a Efe que afronta por primera vez en solitario la confección de los trajes de esta pasarela, que bajo su aguja ya ha rendido homenaje a grandes de la moda como Cristóbal Balenciaga, Coco Chanel, Christian Dior, Alexander McQueen y Elie Saab.

Entre la materia prima de este peculiar desfile, que se celebra este viernes, figuran cientos de piezas de pimientos secos, col lombarda, maíz y laurel, además de peladuras de ajo, limón y naranja, por lo que también habrá un aroma especial.

Uno de los vestidos.
Uno de los vestidos. / EFE

Desde el pasado mes de noviembre, García Sigüenza ha empleado más de 1.100 horas de trabajo para decidir cada «look», escoger los vestidos, diseñarlos y ensamblar las hortalizas en los patrones, para que les queden «como un guante» a las trece modelos que desfilan en la pasarela, incluida en las XXIII Jornadas Gastronómicas de la Verdura de Calahorra.

Para ello, ha empleado, entre otras hortalizas, 16 coles lombardas, tres cajas enormes de tomates, 200 pimientos además de cientos de alubias, que ha tenido que tratar con diversas técnicas como la deshidratación.

Todos los vestidos están hechos a medida de las modelos, quienes realizan un esfuerzo especial para lucirlos ya que uno de los diseños está elaborado con alubias y pesa más de diez kilos, ha explicado.

Los trece diseños son vestidos largos de fiesta, muchos de ellos con corte palabra de honor, una de las señas de identidad del modisto de origen dominicano, y en uno de los trajes ha logrado simular lentejuelas con piel de limón troquelada.

Esta calagurritana se fija mucho en cada detalle del vestido original, con el fin de que su réplica se parezca lo máximo posible al modelo de alta costura, cuyos precios desorbitados no están al alcance de cualquier bolsillo.

Por primera vez en esta pasarela, de la que es padrino el escritor y periodista de moda Carlos García-Calvo, desfilará una modelo infantil con su madre, como muestra de agradecimiento de la coordinadora a un buen amigo suyo que le ha ayudado con el trabajo.

Los trajes se complementan con seis tocados realizados con verduras por Leticia León, también natural de Calahorra; y con joyas diseñadas por Jesús Ángel Ruiz, de la joyería local Ruiz Domínguez, que engalanarán cada «look».

Este joyero ha creado nueve pares de pendientes, dos pulseras y dos collares que utilizan como «gemas» berenjena, tomate, remolacha, cebolla y espárrago triguero, que combinan con los colores de cada vestido