La Gaita aviva el debate en Cervera

Grupo de mujeres bailan en la carretera el pasado miércoles al final de la danza de la Gaita. /
Grupo de mujeres bailan en la carretera el pasado miércoles al final de la danza de la Gaita.

Santana dice que la decisión de bailar surgió a título personal, no como alcaldesa

SANDA SÁINZ

Lo ocurrido en Cervera el miércoles con la incorporación de mujeres al baile de la Gaita, tradicionalmente reservado a hombres, en el momento en el que se unen los danzantes veteranos ha dado mucho que hablar y ha provocado un enfrentamiento entre los vecinos.

Los diversos puntos de vista y debates están abiertos a varias bandas en la calle, bares, viviendas y redes sociales. Por un lado está el hecho de que las jóvenes puedan bailar en los momentos principales de la fiesta, algo a lo que muchos se oponen defendiendo la idea de seguir con la costumbre de la danza masculina.

además

Por otro lado está la cuestión del baile del final de la mañana del 27 de julio, Santanilla, cuando, desde hace unas décadas (no es una tradición antigua, dicen desde la cofradía) se incorporan antiguos danzantes 'veteranos'. Lo cierto es que, a partir de ahora, muchos tienen claro que ya no será igual y puede que desaparezca esta forma que los exdanzantes tenían de recordar sus tiempos como gaiteros.

La intención de las juntas de las cofradías de Santa Ana y San Gil cuando se reunieron hace tiempo era mantener la tradición del baile como hasta la fecha, con jóvenes varones solteros que lo interpretan. Ambas entidades son responsables de la contratación de los músicos de sus respectivas danzas de la Gaita.

Por ahora la directiva de Santa Ana no ha puesto fecha para tratar el asunto de nuevo. La de San Gil celebrará mañana sábado, como tenía previsto, su junta anual ordinaria y este será uno de los temas abordados.

Muchos vecinos comentan la participación de la alcaldesa, Estrella Santana, en el baile del día de Santanilla. Ayer explicó que «la decisión fue personal, no tiene nada que ver con el Ayuntamiento ni con el puesto de alcaldesa. Salen a bailar niños y gente que no lo ha hecho nunca y por qué no pueden hacerlo mujeres. No fue nada meditado, como la decisión que tomaron las cincuenta o sesenta que lo hicimos apoyando a otras mujeres». La alcaldesa se refirió a este momento del final de fiestas, independientemente de que algunas quieran bailar también otros días: «Eso sería cuestión de hablarlo entre ellas y la cofradía».