La Rioja

Piden siete años por denunciar una falsa violación para vengarse de su expareja

  • El hombre permaneció doce días en la prisión de Logroño hasta que su antigua novia reconoció que no existió agresión sexual

Las cosas, presuntamente, no funcionaban bien entre la pareja por lo que él, A.O., decidió poner fin a la relación sentimental que mantenía con K.P.H.A., vecina de Calahorra. Eso fue en julio del año 2012, pero ella, visto lo que sucedió después, no acabó de aceptar aquella ruptura que escribirá un nuevo episodio este miércoles en la sala de vistas de la Audiencia Provincial de Logroño. K.P.H.A. estará en el banquillo de los acusados; A.O., como testigo, ya que ha renunciado a emprender unas acciones legales que gestiona el Ministerio Fiscal. Sobre la mesa, una posible condena de siete años de prisión por un delito de denuncia falsa en concurso real con otro de detención ilegal.

Los hechos que se juzgarán sucedieron poco más de dos meses después de que la pareja rompiera su relación. A las 7 de la mañana del 7 de septiembre del 2012 K.P.H.A. acudió al cuartel de la Guardia Civil de Calahorra en donde, dice el fiscal, explicó «de forma mendaz y pormenorizada» que su antiguo novio se había puesto en contacto con ella la madrugada anterior y que después de amenazarle le forzó a tener relaciones sexuales con penetración.

La mujer apuntó a los agentes que la presunta agresión sexual había tenido lugar en el interior de un vehículo en un paraje conocido como La Ermita, perteneciente al término municipal de Quel. Además, en aquel momento presentó un parte médico y un informe sanitario «en el que se constataba, de forma indiciaria, la existencia de lesiones compatibles con el mecanismo referido» por la ahora acusada y entonces presunta víctima.

Ante la gravedad de la denuncia, los agentes de la Guardia Civil establecieron un dispositivo para localizar al presunto violador. Cinco horas después, a las 12 horas, era detenido y puesto a disposición de juzgado de guardia. En sede judicial la supuesta víctima reiteró su versión «narrando con todo detalle los hechos». Para dar más fuerza a su elucubración aseguró que, «aunque bebió [su ex novio], era consciente de sus actos. Se acuerda de todo lo ocurrido». Frente a esa versión, la del detenido, que reconoció que, efectivamente, la madrugada anterior había mantenido relaciones sexuales con K.P.H.A., pero que fueron consentidas. También advirtió al juzgado que creía que le había denunciado porque no quería volver a tener una relación sentimental con ella.

Relaciones consentidas

Un día después de ser detenido, A.O. era trasladado, sin fianza posible, al centro penitenciario de Logroño. Allí estuvo retenido durante 12 días. El 20 de septiembre quedó libre. Y logró salir del centro penitenciario después de que la denunciante «de forma libre y voluntaria» dijera en sede judicial que los hechos denunciados «no habían ocurrido de la forma en la que los había relatado días atrás, sino que las relaciones sexuales que mantuvo fueron consentidas por ambos». Además presentó una carta en la que explicaba pormenorizadamente cómo habían sucedido realmente.

Así, los autos por la presunta violación se sobreseyeron pero la Fiscalía considera que existió un delito de denuncia falsa en concurso real con otro de detención ilegal por lo que solicita 7 años de prisión para K.P.H.A.. La víctima ha renunciado a cualquier indemnización que pudiera corresponderle.