La Rioja

El Daesh reivindica el atentado en una discoteca en Estambul

vídeo

Una cámara de seguridad captó al atacante de Estambul. / Efe | Vídeo: Atlas

  • Turquía busca al terrorista que dejó 39 muertos tras irrumpir en el local y abrir fuego contra cientos de personas que festejaban el Año Nuevo

  • Turquía despliega un importante operativo policial para encontrar al asaltante, que abandonó el arma en el lugar antes de huir

  • Las fuerzas de seguridad turcas han detenido a ocho personas por su presunta vinculación con el atentado

Siete minutos de pánico. Es el tiempo que empleó el terrorista que irrumpió en una discoteca en Estambul y abrió fuego contra las cerca de 700 personas que celebraban el Año Nuevo en el conocido club Reina, situado a orillas del Bósforo. El asaltante dejó 39 muertos, de los que al menos 24 de ellos eran extranjeros, además de 65 heridos, en un ataque en la que habría disparado entre 120 y 180 proyectiles, según afirma el canal NTV, una masacre de la muchos asistentes lograron escapar lanzándose a las gélidas aguas del estrecho del Bósforo.

Más información

Sin embargo, más de 24 horas después de la matanza, Turquía no ha logrado determinar la identidad del atacante y sigue buscándolo mediante un espectacular despliegue policial, en el que las fuerzas de seguridad turcas han detenido a ocho personas por su presunta vinculación con el atentado.

Por su parte, el grupo terrorista Daesh ha reivindicado el atentado en un comunicado, en el que alude a su lucha "contra los protectores de la cruz", según informa la agencia Reuters. "Un heroico soldado del Califato atacó una de las discotecas más famosas, donde los cristianos celebraban su fiesta apóstata", reza la nota.

Según las primeras investigaciones, el asaltante abatió a un policía y a un civil que se encontraban en la puerta de la discoteca, el exclusivo club Reina, según informado el gobernador de la ciudad, Vasip Sahin. Una vez dentro del local, comenzó a disparar contra las cerca de 700 personas que se encontraban en el lugar.

Abandonó el arma en el lugar

Familiares en el funeral de una de las víctimas.

Familiares en el funeral de una de las víctimas. / Reuters | Atlas

De momento, la Policía cuenta con algunos indicios sobre su identidad, según informó este domingo el primer ministro turco, Binali Yildirim, en una rueda de prensa en la que ha desmentido además que el atacante fuera vestido de Papá Noel. "He oído que el terrorista iba vestido de Papá Noel. No es cierto", declaraba el primer ministro. "Es un terrorista como ya los conocemos. Disparó al policía de la puerta, entró y ametralló y mató a personas inocentes. Entonces dejó el arma y abandonó el lugar durante el caos", relató el jefe del Gobierno turco.

"Las operaciones de búsqueda del terrorista están todavía en curso. Espero que sea capturado rápidamente", declaró por su parte el ministro del Interior, Suleyman Soylu, quien habló de "atentado terrorista". Según su declaración, los primeros elementos de la investigación revelan que el asaltante escondió el fusil que utilizó en la matanza bajo un abrigo y abandonó después el lugar con otra indumentaria.

Soylu también anunció que al menos 20 de las víctimas ya han sido identificadas. Entre ellas figuran 16 extranjeros de países árabes como Túnez, Libia, Líbano, Arabia Saudí o Marruecos. Además, otras 69 personas resultaron heridas, cuatro de ellas de gravedad, añadió. Bélgica anunció por su parte que al menos un ciudadano belga se encontraba entre los fallecidos y París declaró que tres franceses estaban entre los heridos. Israel también afirmó que una de sus ciudadanas resultó herida y otra permanecía desaparecida.

«Ataques de odio»

En su primera reacción a la matanza, el presidente Recep Tayyip Erdogan afirmó el domingo que este atentado busca "destruir la moral del país y sembrar el caos tomando deliberadamente por blanco la paz de la nación y los civiles con estos ataques de odio". "Turquía está determinada a seguir luchando hasta el final contra el terrorismo", añadió el mandatario.

Una herida es desalojada.

Una herida es desalojada. / Afp | Vídeo: Atlas

Antes de entrar y de abrir fuego en este club nocturno, muy frecuentado por ciudadanos extranjeros, el asaltante abatió a un policía y a un civil que se encontraban frente a la puerta de la discoteca, según ha precisado el gobernador de la ciudad, Vasip Sahin. "Es un ataque terrorista", insistió Sahin en una rueda de prensa. "De una forma salvaje e implacable, ametralló a la gente que simplemente había venido a celebrar el Año Nuevo", declaró el gobernador.

Las autoridades habían anunciado un despliegue de 17.000 policías en Estambul en el marco de los festejos del Año Nuevo. "Justo cuando nos estábamos acomodando vimos que en la puerta había mucho polvo y humo. Sonaron disparos y muchas chicas se desmayaron", declaró a la Afp el futbolista Sefa Boydas. "Dijeron que había 35 o 40 muertos pero pobrablemente haya más porque mientras caminaba, ví como unos andaban por encima de otros", añadió.

La discoteca Reina está situada a apenas un centenar de metros del lugar en el que tenían lugar las celebraciones oficiales de Año Nuevo, a orillas del Bósforo. Algunos testigos afirmaron que habían oído a los asaltantes gritar algo en árabe, según la agencia de prensa Dogan. Vídeos publicados en redes sociales mostraban a un hombre irrumpiendo en el club y disparando, sembrando el pánico entre las personas allí reunidas.

Equipos de las fuerzas especiales registraron el local, mientras que numerosos policías y ambulancias se encontraban frente al establecimiento, según periodistas de la Afp. La televisión CNNTürk informó de que la Policía ha lanzado una operación policial en Kuruçesme, un barrio vecino al de Ortakoy, donde ocurrió el ataque, y buscan allí al sospechoso.

Reacciones

La Casa Blanca ha condenado un ataque que ha calificado de "horrible". "Esta atrocidad contra gente inocente que estaba de fiesta (...) subraya la brutalidad de los atacantes", declaraba el portavoz del Consejo Nacional de Seguridad, Ned Price. El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, lamentó en Twitter un mensaje que rezaba: "Comienzo [de año] 2017 trágico con un ataque en Estambul". "2017 empieza con un ataque en Estambul", destacaba por su parte la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

El secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, ha condenado el "despreciable" ataque en un comunicado difundido por su portavoz desde la cuenta oficial de la ONU en Twitter, donde ha expresado sus "más profundas condolencias" a los familiares de las víctimas y ha trasladado su solidaridad con el Gobierno y el pueblo turcos, así como con aquellos países "cuyos nacionales se han visto afectados".

Por su parte, la embajada estadounidense ha advertido a los ciudadanos de que los grupos extremistas continúan con sus "esfuerzos agresivos de realizar ataques en áreas donde los ciudadanos estadounidenses y expatriados viven o visitan".

Otros ataques

El ataque, ocurrido a pocas horas del Año Nuevo, golpea a un país que en 2016 ya había sufrido una ola de atentados vinculados con la rebelión separatista del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) o atribuidos al grupo Daesh que han golpeado especialmente Estambul y Ankara, además de un golpe de estado fallido y la represión posterior.

El club Reina, en el que tuvo lugar el ataque.

El club Reina, en el que tuvo lugar el ataque. / Reuters

El pasado 10 de diciembre, un atentado reivindicado por un grupo radical kurdo dejó 45 muertos -la mayoría de ellos policías- en el centro de Estambul. También en Estambul, cuatro turistas murieron y 36 personas resultaron heridas en marzo en la famosa avenida Istiklal, en un atentado suicida reivindicado por el grupo Daesh.

Las autoridades también afirmaron que los yihadistas estaban detrás de un atentado que dejó 47 muertos el pasado junio en el aeropuerto Atatürk de Estambul.

Miembro de la coalición internacional que combate al grupo Daesh en Siria e Irak, Turquía inició en agosto una ofensiva en el norte de Siria para repeler a los yihadistas y empujarlos hacia el sur.

Rebeldes sirios apoyados por el ejército turco asedian desde hace varias semanas la ciudad de Al Bab, un feudo del Daesh en el norte de Siria. En respuesta a estas operaciones militares, la organización terrorista había amenazado en varias ocasiones con atentar contra Turquía, uno de los principales blancos de los yihadistas.