La Rioja

Venezuela rechaza la «grosera injerencia» de once países latinoamericanos

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro.
El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro. / Efe
  • Maduro les acusa de violentar las leyes internacionales para respaldar el intervencionismo desde el exterior y de avalar la "violencia vandálica" de la oposición

El Gobierno de Venezuela ha rechazado la "grosera injerencia" de once países de Latinoamérica y ha señalado que sus gobiernos violentan las leyes internacionales para respaldar el intervencionismo desde el exterior.

Los acusó, además, de avalar la "violencia vandálica" de la oposición. "Venezuela rechaza grosera injerencia de Argentina, Brasil, Chile, Colombia, Costa Rica, Guatemala, Honduras, México, Paraguay, Perú y Uruguay", dijo la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, a través de su cuenta en la red social Twitter.

La ministra de Exteriores señaló en otro mensaje que "resulta vulgar el doble estándar y selectividad política de estos gobiernos para avalar la violencia vandálica de la oposición venezolana".

Asimismo, acusó a los gobiernos de estos once países de violentar las leyes internacionales "para apadrinar el intervencionismo de Venezuela pretendiendo gobernarla desde el exterior".

"Han caído en el ridículo de anhelar gobernar Venezuela siendo ellos ejemplo patético de violaciones a los ddhh de sus pueblos", dijo Rodríguez en otro escrito, y agregó que el Gobierno de Nicolás Maduro los seguirá derrotando en el campo internacional.

Con anterioridad se conoció que estos once países condenaron en un comunicado la muerte de seis personas en las protestas que han sacudido Venezuela los últimos días, y pidieron al Gobierno de Caracas que garantice la manifestación pacífica y a la oposición que sea responsable al ejercer ese derecho constitucional.

Solidaridad con los fallecidos

En el comunicado, difundido por el Ministerio de Exteriores colombiano, estos países expresan, además, su solidaridad y condolencias a los familiares de los fallecidos.

A propósito de las marchas convocadas para el próximo miércoles por el oficialismo y la oposición, llaman al Gobierno de Maduro a "que garantice el derecho a la manifestación pacífica, tal como lo consagra la Constitución" venezolana.

Además, reclaman a Maduro que "impida cualquier acción de violencia en contra de los manifestantes", mientras que a la oposición le piden que "ejerza con responsabilidad su derecho a manifestarse y así lograr una jornada pacífica".

Los once países exhortan en el documento al Gobierno venezolano a que "rápidamente se definan las fechas para dar cumplimiento al cronograma electoral que permita una pronta solución a la grave crisis que vive Venezuela y que preocupa a la región".