Una gran tormenta de agua y granizo descarga con fuerza en toda La Rioja

El alto de San Antón, desbordado por la súbita riada que produjo la tormenta. / Paco Dorado

El temporal incidió inicialmente en el valle del Najerilla, se extendió al centro de la región y terminó por descargar en el valle del Cidacos

Félix Domínguez
FÉLIX DOMÍNGUEZNájera

Una gran tormenta de agua y granizo descargó a media tarde de ayer en La Rioja Alta y el área metropolitana de Logroño, con especial incidencia en el valle del Najerilla. La fuerza de la borrasca se extendió finalmente a La Rioja Baja. Se produjeron inundaciones en locales y garajes, hubo cortes temporales del tráfico en algunas carreteras y piedra de un considerable tamaño afecto a diversos cultivos. Los daños, que podrían haber sido considerables, se empezarán a precisar a partir de hoy.

Tormentas en La Rioja

Las localidades afectadas se sucedieron por docenas, desde la sierra del Alto Najerilla, en Brieva de Cameros, hasta los pueblos del valle: Camprovín, Cordovín, Tricio, Alesanco, Azofra, Cañas, Canillas, Nájera, Uruñuela y Cenicero. Inmediatamente el ojo del temporal se cebó en otras poblaciones de la comarca de Logroño: Entrena, Sorzano, Navarrete, Fuenmayor, Murillo de Río Leza, Albelda de Iregua y Agoncillo. En el valle del Cidacos, con posterioridad, el temporal recorrió Enciso, Arnedillo, Arnedo y Calahorra.

Alesanco sufrió una fuerte tormenta con granizo.
Alesanco sufrió una fuerte tormenta con granizo.

Huertas anegadas en Cordovín.
Huertas anegadas en Cordovín.

Árbol caído en el lateral de la circunvalación de Logroño.
Árbol caído en el lateral de la circunvalación de Logroño. / Juan Marín

En la comarca de Nájera, a nivel urbano las localidades más afectadas fueron la propia cabecera de comarca, donde el agua bajó torrencialmente desde la zona alta de La Salera y fue a parar con toda su fuerza al casco antiguo, anegando por momentos parte de la plaza de España y la calle Mayor, afectando a algunos inmuebles, incluido algún establecimiento hostelero. También inundó buena parte del Paseo San Julián, obligando a posponer el arranque de la Feria Medieval. En Najerafórum se inundó la planta baja, ya que la fuerza del agua levantó un trozo del piso, por donde entró el agua a raudales.

Galerías de fotos

En Cordovín, el río del mismo nombre multiplicó su caudal y afectó seriamente a la zona baja del pueblo, inundando por completo el consultorio médico y una vivienda situada enfrente, en la que el agua llegó a alcanzar una altura aproximada de un metro, llegando a sacar a la calle un depósito de gasoil con algo menos de la mitad de su contenido.

La tarde del viernes

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos