El herido en Murrieta en la celebración del Mundial corre riesgo de quedar parapléjico

La víctima, operada ayer en Burgos durante cuatro horas, necesitará meses de rehabilitación para saber si puede recuperar la movilidad

J. I. GASCOLOGROÑO.

L.M.P.D., el hombre de 36 años y vecino de Logroño, que sufrió una grave lesión en un accidente fortuito durante los actos festivos celebrados en la fuente de Murrieta en la noche del domingo con motivo del triunfo español en la final del Mundial fue sometido ayer a una intervención quirúrgica de cuatro horas de duración.

Fuentes del Hospital General Yagüe de Burgos consultadas ayer por Diario LA RIOJA informaron de que la lesión que presenta el joven y que se localiza en la médula «es importante y podría quedar parapléjico». El suceso se produjo a últimas horas de la noche del domingo, en la Fuente de Murrieta de Logroño, durante la celebración popular en la que miles de personas celebraban la victoria de la Selección Española ante el combinado holandés en la final del Campeonato del Mundo 2010, en Sudáfrica. Por causas desconocidas, la infortunada víctima «cayó de cabeza» al interior de la fuente logroñesa, que en esos momentos apenas almacenaba agua.

El hombre sufrió un fuerte impacto que le afectó a la cabeza y al cuello y que le produjo una fractura cervical. Algunas fuentes consultadas explicaron que, tras el accidente, el herido llegó a perder la movilidad en las extremidades inferiores.

Trasladado de inmediato al servicio de Urgencias del Hospital San Pedro de Logroño, fue estabilizado , para, poco después, proceder a su evacuación al Hospital General Yagüe de Burgos, en donde quedó ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI).

Ayer por la mañana, sobre las 8.30 horas, el herido riojano fue sometido a una intervención quirúrgica en los quirófanos del propio centro sanitario burgalés.

El estado de L.M.D.P., de 36 años, «está estable», según destacaron fuentes médicas del Hospital General Yagüe de Burgos en declaraciones a Diario LA RIOJA. La intervención quirúrgica tuvo una duración de cuatro horas y a su conclusión, sobre las 12.30 horas, el paciente fue retornado de nuevo a la UCI.

«Le han operado los neurocirujanos para estabilizarle la columna vertebro-cervical y de momento está en el postoperatorio», explicaron fuentes médicas. La intervención «no presentó ninguna complicación», pero «su estado sigue siendo grave y de momento está parapléjico». Las mismas fuentes apuntaron que «hay que esperar unos cuantos meses de rehabilitación y ver cómo va el asunto. La lesión de la médula es importante y al final lo lógico es que quede parapléjico, pero no puede asegurarse de momento».