Los Ángeles pinta las calles de blanco para combatir el calor

Operarios pintan el suelo con CoolSeal/Ayto. Los Ángeles
Operarios pintan el suelo con CoolSeal / Ayto. Los Ángeles

Las temperaturas en verano superan los 30ºC en algunas zonas | El recubrimiento de CoolSeal cuesta 40.000 dólares por 1,5 km

J. A. G.Madrid

Los Ángeles ha vuelto a pintar de blanco sus calles. La pasada primavera, la ciudad de la Costa Oeste estadounidense aprobó cubrir cada uno de sus 15 distritos con CoolSeal. Este recubrimiento permite reflejar los rayos del sol y hacer descender la temperatura de las calurosas calles angelinas.

Rodeada por desierto y cientos de kilómetros de asfalto, Los Ángeles está sufriendo los estragos del cambio climático. La temperatura, eso sí, no alcanza las temperaturas estivales que se registran en el sur de la Península Ibérica cada año.

Los últimos registros alcanzan los 30ºC, una cifra que preocupa al alcalde de la ciudad famosa por sus estudios cinematográficos. El regidor Eric Garcetti tiene un mandato y quiere cumplirlo: reducir en tres grados la temperatura media de la ciudad en las dos próximas décadas.

Para ello, Los Ángeles quiere acabar con las «islas de calor». La Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos las define una como un lugar donde la tierra y la vegetación son reemplazadas por infraestructuras, edificios y caminos. Estas «islas» suelen ser más calurosas que las zonas naturales.

El arma utilizada es el CoolSeal, un producto, según señala el Washington Post, que fue utilizado originalmente por los militares para ocultar aviones aterrizados de aviones espía que usan cámaras infrarrojas.

«Descubrimos que, en promedio, el área cubierta en CoolSeal es 10 grados más fría que el asfalto negro en el mismo estacionamiento», explica Greg Spotts, el subdirector de la Oficina de Servicios de Calle de Los Ángeles. «Pensamos que era realmente interesante. Es casi como el calentamiento del asfalto tratado a un ritmo menor», añade.

El problema es el coste que alcanza los 40.000 dólares por cada kilómetro y medio cubierto. Las primeras pruebas fueron en 2015 y los resultados «han sido impresionantes», según las autoridades estadounidenses, la temperatura media en las calles cubiertas ha caído en 12ºC.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos