Nobel de la Paz para el congoleño Mukwege y la yazidí Murad por su lucha contra la violencia sexual

Nadia Murad y Denis Mukwege. / Foto: Afp I Vídeo: EP

Ginecólogo y víctima, respectivamente, encarnan una causa planetaria que supera el marco de los conflictos

COLPISA / AGENCIASMadrid

El ginecólogo congoleño Denis Mukwege y la exesclava sexual yazidí Nadia Murad han sido galardonados con el Premio Nobel de la Paz por «sus esfuerzos para poner fin al uso de la violencia sexual como arma de guerra».

Ginecólogo y víctima del grupo yihadista Daesh, respectivamente, Denis Mukwege y Nadia Murad encarnan una causa planetaria que supera el marco de los conflictos, como atestigua la ola planetaria #MeToo desatada hace exactamente un año por unas revelaciones de prensa.

Mukwege (1955) «ha dedicado su vida a defender a las víctimas de violencia sexual en tiempos de guerra» y Murad «es el testigo que cuenta de los abusos perpetrados contra ella y contra otros», argumentó el comité Nobel para conceder el galardón. El médico y su equipo «han tratado a miles de pacientes que fueron víctimas de esos asaltos», ha condenado «la impunidad de las violaciones masivas y ha criticado al gobierno del Congo y de otros países por no hacer lo suficiente para parar la violencia sexual contra las mujeres como estrategia y arma de guerra».

En cuanto a Murad (1995), el Comité Nobel recordó que es «una de las cerca de 3.000 niñas y mujeres que han sufrido abusos sexuales como parte de la estrategia militar de Daesh que usaban ese tipo de violencia como un arma contra los yazidíes y otras minorías religiosas». Además destacó que «tras tres meses de cautiverio logró escapar y empezó a denunciar los abusos que habían sufrido ella y otras mujeres». «Tuvo el extraordinario coraje de contar su propio sufrimiento y de ayudar a otras víctimas», dijo el Comité Nobel.

Cada uno de los galardones está dotado este año con nueve millones de coronas suecas (1,02 millones de dólares), a repartir en caso de que haya más de un premiado. Los premios son entregados el 10 de diciembre, coincidiendo con el aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel, en una doble ceremonia en el Konserthus de Estocolmo y en el Ayuntamiento de Oslo, donde se otorga y entrega el de la Paz. El año pasado, el premió recayó en la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares (ICAN).

El anuncio era uno de los más esperados en esta edición de los Nobel, que no contó con su premio más prestigioso -junto con el de la Paz-, el de Literatura, aplazado un año a causa de un escándalo sexual que sacudió a la Academia.

Otros premios

Tras el premio de la Paz, el único que se entrega en Oslo, el de Economía clausurará la edición 2018, en Oslo.

El de Medicina fue el primero en ser atribuido, el lunes, a un dúo de investigadores nipo-estadounidense, James Allison y Tasuku Honjo, laureados por sus trabajo sobre la capacidad del cuerpo para defenderse contra cánceres virulentos como el de pulmón y el melanoma. El martes, le llegó el turno a la Física, categoría que ganó el francés Gérard Mourou y su estudiante canadiense, Donna Strickland, así como al estadounidense Arthur Ashkin, por haber revolucionado la técnica del láser. El miércoles, fueron los estadounidenses Frances Arnold y George Smith y el británico Gregory Winter quienes ganaron el Nobel de Química por haber modificado las propiedades de los enzimas con fines terapéuticos e industriales, inspirándose de los principios de la evolución y de la selección natural.

Los Nobel, consistentes en una medalla de oro, un diploma y un cheque de 9 millones de coronas suecas (unos 865.000 euros, 990.000 dólares) se entregarán formalmente en Oslo y Estocolmo el 10 de diciembre, aniversario de la muerte de su fundador, Alfred Nobel (1833-1896).

Más información

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos