http://static.larioja.com/www/menu/img/sociedad-dia-mujer-desktop.jpg

«Somos impredecibles, lo que hace más espectacular nuestro ciclismo»

La ciclista logroñesa Sheyla Gutiérrez disfrutando de su triunfo al esprint en la séptima etapa del Giro femenino. :: cylance/
La ciclista logroñesa Sheyla Gutiérrez disfrutando de su triunfo al esprint en la séptima etapa del Giro femenino. :: cylance

La campeona de España de ciclismo en ruta y bronce en contrarreloj reivindica protagonismo para la mujer en el deporte

DIEGO MARÍN ABEYTUALOGROÑO.

La ciclista logroñesa de 24 años Sheyla Gutiérrez Ruiz recogió ayer el galardón como Mejor Deportista de La Rioja. Vigente campeona de España de ciclismo en ruta y medalla de bronce en contrarreloj, la pasada fue su mejor temporada, con una victoria de etapa en el Giro femenino y otra en la clásica belga Le Samyn des Dames. Ahora, en su tercera temporada con el equipo profesional Cylance Pro Cycling de EEUU, de categoría UCI WorldTour Femenino, su objetivo es progresar aún más.

-El ciclismo es un deporte difícil, ¿y en el caso de la mujer aún más?

-Creo que igual porque nos tenemos que esforzar lo mismo. Si comparo la rutina profesional de un hombre y una mujer en el ciclismo, ambos hacemos prácticamente lo mismo. Aunque en las carreras las mujeres tenemos menos kilometraje, la dureza es la misma.

«En ningún deporte la mujer tiene más repercusión mediática que el hombre»

-Pero sí que el ciclismo femenino tiene mucha menos repercusión mediática y, en ese sentido, su esfuerzo no está recompensado igual, ¿no es cierto?

-Eso sí es verdad. Pero en ningún deporte la mujer tiene más repercusión mediática que el hombre. No obstante, yo no practico ciclismo para que me conozcan ni tampoco para hacerme millonaria. Sí somos menos visibles, pero no creo que tengamos menos oportunidades que los hombres porque cada vez se hacen las mismas carreras.

-¿Puede ser una dificultad que no haya muchos equipos en España y haya fichado por uno de EEUU?

-Antes estuve en el Lointek español, que también es profesional. El ciclismo en España ha pasado por una crisis y tanto los hombres como las mujeres teníamos pocos equipos a los que dirigirnos. Los dos femeninos que había eran muy modestos pero, al final, la mayoría de los ciclistas hemos emigrado en un momento u otro buscando el mejor camino. Eso no lo hace más difícil. La exigencia es igual en un equipo extranjero o nacional si estos son profesionales. Ahora se ha creado el equipo femenino del Movistar y es un buen momento, muchas ciclistas españolas tienen esa oportunidad de ser profesionales y dedicarse a ello.

-Como profesional, y ya en la elite, ¿siente menos desigualdad?

-Sí. Ahora se está equiparando e, incluso, a veces se nos presta más atención, quizá por la novedad. Muchas veces es más llamativo. Las mujeres corremos de forma diferente. Los hombres corren más kilómetros pero los equipos controlan más la carrera, mientras que nosotras somos más alocadas e impredecibles, lo que hace más espectacular nuestro ciclismo. Además, el nivel de las corredoras está subiendo y por eso también nos estamos mereciendo más atención.

-¿Considera que la mayor inversión económica que se realiza en el ciclismo masculino provoca ese control y, por contra, favorece esa 'libertad' en el femenino?

-Al final, los equipos masculinos tienen mucho dinero y, por tanto, más capacidad para dedicarlo a material, preparación, sueldos, equipo técnico especializado... Esa es la diferencia porque en un equipo femenino el dinero es muchísimo menor, y aunque hay corredoras bien pagadas, no tenemos tanta capacidad técnica ni tantos auxiliares, ni siquiera médico, entrenador o nutricionista, vamos con lo justo y eso crea la desventaja porque no tenemos tanta capacidad para prepararnos como los equipos masculinos. Eso sí, tenemos mucha más voluntad y predisposición personal.

-El ciclismo profesional vive a nivel publicitario, sobre todo, de su repercusión en televisión. En España el ciclismo femenino es casi invisible, ¿nota en otros países mayor atención de las televisiones?

-Hace algunos años se impuso el WorldTour en categoría femenina, precisamente, para equipararla a la masculina, exigiendo algunos ítems, como la retransmisión televisiva. No todas las veces se cumple. Muchas veces sí tenemos resúmenes pero muy pocas se retransmite en directo las etapas, así que eso merma que el público siga el ciclismo femenino, aunque quiera hacerlo, porque nosotras damos espectáculo. Económicamente, para un organizador, lo que más cuesta es la retransmisión televisiva y es lo que aún queda por cubrir.

-Todo repercute en lo económico, claro, así que de brecha salarial ni hablamos, ¿no?

-Hay una brecha grandísima todavía...

Las Olimpiadas, un sueño

-Centrándonos en su trayectoria deportiva, el pasado fue su mejor año como ciclista, ¿este año espera poder superar la temporada?

-Tengo el objetivo de intentar superar la temporada del año pasado, en la que me descubrí como corredora, siendo consciente de hasta dónde podía llegar, aunque empecé con un poco de miedo porque parece que se me olvida dónde estuve y cómo lo conseguí, tenía dudas de si podía estar ahí delante. En las carreras que llevo disputadas este año ya estoy comprobando que no fue casualidad ni una ilusión, tengo que seguir luchando porque los resultados llegarán. Está costando que las cosas salgan bien en las cuatro carreras que llevamos, pero estoy en un buen estado de forma y voy a estar mejor.

-Viene de disputar la Strade Bianche en Italia que, por las imágenes, casi parecía ciclocross. ¿Qué tal la experiencia?

-Es una carrera muy especial, llovió muchísimo y nos dijeron que quizá no se podría disputar. Pasa por caminos, igual que los hombres. Fue muy épico por las condiciones que hubo, disfruté muchísimo y logré pasar al grupo de las 25 primeras.

-¿Tiene alguna carrera 'en mente'?

-La verdad: todas las que vienen ahora. Tengo especial ilusión y muchísimas ganas, empezando por las dos primeras, este fin de semana en Holanda, dos pruebas WorldTour.

-Y como objetivo futuro, ¿tiene los Juegos Olímpicos?

-Hasta ahora no me los planteaba ni me vuelvo loca, aunque sí es un sueño para todo deportista. A mí me gustaría estar bien para competir y estar entre las mejores del mundo. Si eso sucede, supongo que estaré en los Juegos Olímpicos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos