Cinco drones de Tráfico vigilarán las carreteras este verano

Un dron empleado por la DGT. / Efe

Grande-Markaska considera el coche como un «arma peligrosa» y pide «pensar en el resto de personas que también están circulando»

J. Luis Alvarez
J. LUIS ALVAREZMadrid

La Dirección General de Tráfico (DGT) desplegará a partir del viernes cinco drones para vigilar la circulación en las carreteras convencionales, coincidiendo con el inicio de la operación especial que se pone en marcha con motivo del verano. Durante los próximos dos meses la red vial soportará 89,3 millones de desplazamientos, un 2% más que el año anterior, por lo que el ministro del Interior, Fernando Grande-Markasla, realizó un llamamiento a la prudencia, dado que considera el coche es «un arma peligrosa»

La principal novedad del verano, además de los nuevos radares portátiles que ya comenzaron a funcionar la pasada primavera, es el despliegue de la flotilla de drones de la DGT. Según el titular de Interior, estos aparatos «complementarán» el trabajo que realizan los agentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil.

Los drones solo realizarán labores de vigilancia y control. Por el momento no podrán imponerse sanciones de velocidad con ellos al igual que se realiza con los helicópteros que cuentan con el sistema Pegasus. La DGT desplegará «de manera preferente» cuatro de estos aparatos en las carreteras ordinarias -con un carril en cada sentido- de la península. El quinto dron funcionará en Canarias. Y es que Grande-Marlaska destacó que es en estas carreteras «donde se produce el 80% de los fallecidos en accidente». «Queremos garantizar la seguridad y el uso de drones forma parte del plan estratégico de medios aéreos de la DGT», recordó.

Asimismo, uno de los diez helicópteros de Tráfico será desplazado desde su base a las Islas Baleares. Este trasladado, según explicó el ministro, es «debido al incremento de desplazamientos durante el verano».

Ante la primera gran salida de vacaciones, Fernando Grande-Marlaska incidió en que a la hora de ponerse al volante hay que hacerlo con «seguridad, confianza y pensando en el resto de personas que también están circulando. No solo nos jugamos nuestra vida, sino también la vida de otros». El ministro, que admitió que no le gusta hablar de su vida personal pero dijo que en su familia tiene casos de personas con lesiones medulares a consecuencia de un accidente de tráfico, apeló para que al conducir se aplique «el principio de solidaridad con el resto de los ciudadanos».

El ministro del Interior está «preocupado» por la siniestralidad vial y el hecho de que «los accidentes se produzcan más en las carreteras convencionales, por lo que ahí habrá que trabajar. Me preocupa también el tema del alcohol y de las drogas en la conducción y sobre todo en la gente joven. Habrá que concienciar a la gente joven y a la población en general sobre lo que conlleva conducir y las circunstancias y las condiciones en las que hay que hacerlo». «Mi preocupación es generar una seguridad vial efectiva y eficiente. Afortunadamente en este país se han dado pasos muy importantes, pero sigue existiendo una alta siniestralidad que debemos de encarar», concluyó.

 

Fotos

Vídeos