Inventan una esponja reutilizable que absorbe el petróleo y no el agua

Inventan una esponja que absorbe el petróleo./
Inventan una esponja que absorbe el petróleo.

Científicos de EE UU han patentado un nuevo material que ayudaría en la limpieza del diésel y mitigaría los derrames de chapapote

DANIEL CABORNERO

El hundimiento del petrolero 'Prestige', registrado hacia las 8:00 horas del 19 de noviembre de 2002, sumió a la sociedad española en su mayor catástrofe ecológica. Pues ese barco, un monocasco griego con bandera de Bahamas y cargado con 77.000 toneladas de fuel, llevaba zozobrando frente a las costas gallegas durante una semana y acabó partiéndose en dos a 246 kilómetros de Fisterra (A Coruña).

En enero de 2016, transcurridos más de 13 años, la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo sentenció unánimemente su condena al capitán del 'Prestige', Apostolos Mangouras, fijando para él dos años de cárcel por delito medioambiental y revocando así una sentencia previa de la Audiencia coruñesa.

Pero quizá lo que más se recuerda de aquella tragedia es la avalancha solidaria. Apenas dos días después del hundimiento, el BNG y algunos intelectuales aprobaron en Santiago de Compostela la creación de la plataforma Nunca Máis y la convocatoria de manifestaciones. Según los datos del Gobierno, más de 65.000 personas se trasladaron desde toda España y Europa hasta la Costa da Morte para luchar contra el chapapote.

Los voluntarios se convirtieron así en un símbolo de la solidaridad ciudadana hacia 30.000 pescadores, que vieron amenazado su sustento por las 125 toneladas diarias de fuel que se escurrían de entre 14 grietas abiertas en el casco del navío. En su ayuda acudieron esos miles de personas ataviados con trajes blancos impermeables, mascarillas, botas y unos guantes de látex, además de una pala y un cubo; poco más.

Les hubiera venido bien el reciente invento del Argonne National Laboratory (en Illinois, EE UU), una institución dependiente del Departamento de Energía estadounidense y cuyos científicos han patentado una nueva espuma que se puede utilizar para empapar y limpiar de forma sencilla los derrames de petróleo y de diésel en el agua.

Denominada Oleo Sponge, el material de dicha esponja no solo absorbe rápidamente el fuel, sino que también es reutilizable y puede sacar el petróleo disperso de toda la columna de agua, no solo de la superficie acuática. Así, el esfuerzo del Argonne National Laboratory ha terminado creando tal bloque de espuma que se puede escurrir varias veces e incluso recuperar con ello el propio chapapote.

"Oleo Sponge ofrece una amalgama de posibilidades que, hasta donde sabemos, no tiene precedentes", ha afirmado el coinventor Seth Darling, científico del Center for Nanoscale Materials de Argonne y colaborador del Institute for Molecular Engineering que auspicia la Universidad de Chicago. Ahí, los científicos comenzaron con una espuma de poliuretano corriente, usada en todo lo que abarca desde los recubrimientos de mobiliario hasta el aislamiento del hogar.

Muchos recovecos y rendijas

Dicha espuma presenta "muchos recovecos y rendijas", lo que disponía una amplia área de superficie para recopilar el petróleo. Utiliza una técnica de nanotecnología desarrollada anteriormente por el propio laboratorio de Argonne para introducir una capa "más dura de imprimación" dentro de la espuma. Esto le proporciona "una nueva química de superficie", por lo que "podrá estar adjunta con firmeza a una segunda capa de moléculas que recopilan el petróleo".

"El material es extremadamente fuerte. Hemos llevado a cabo docenas de cientos de pruebas, empapando cada una de ellas, y aún no hemos visto que se rompa", ha destacado Darling sobre los tests realizados en un tanque gigante de agua de mar en Nueva Jersey, en las instalaciones de investigación energética llamadas Ohmsett, y confirmando que Oleo Sponge recolectó con éxito el diésel y crudo del petróleo tanto por debajo como en la superficie del agua.

Oleo Sponge se puede usar de forma rutinaria para limpiar diques y puertos, donde el petróleo tiende a acumularse debido al tráfico de embarcaciones. Por eso el equipo que ha inventado esta esponja aún busca comercializar su patente, cuyo desarrollo recibió fondos de la Guardia Costera y de la Oficina de Seguridad y Aplicación Ambiental. Además, en el desarrollo del material se utilizaron recursos del Center for Nanoscale Materials, una división del Departamento de Energía nacional.