Vuelve al campo nazi de Dachau la inscripción robada con el lema "el trabajo libera"

Inscripción nazi en el campo de exterminio de Dachau./
Inscripción nazi en el campo de exterminio de Dachau.

La pieza, que tiene unos dos metros de alto por uno de ancho y pesa unos cien kilogramos, fue robada en noviembre de 2014 y descubierta el pasado diciembre en la ciudad noruega de Bergen

EFEberlín

La inscripción de hierro forjado del campo de concentración nazi de Dachau con el lema "Arbeit macht frei" ("el trabajo libera") ha regresado este miércoles a su lugar originario dos años después de su desaparición, todavía no aclarada.

Un grupo de políticos regionales y representantes del centro que gestiona ahora el antiguo campo de concentración recibieron oficialmente la puerta en Dachau (sur de Alemania), que fue robada en noviembre de 2014 y descubierta el pasado diciembre en la ciudad noruega de Bergen, informó la radio pública de Baviera.

La pieza tiene unos dos metros de alto por uno de ancho, pesa unos cien kilogramos y forma parte de una estructura mayor de hierro forjado que hacía de entrada al campo.

La desaparición de este elemento icónico de los campos de concentración del nacionalsocialismo -junto al portalón del campo de Auschwitz, cuyo lema era "A cada uno lo suyo", y que también fue robado y recuperado- está rodeada de misterio.

La Policía, que llegó a ofrecer una recompensa de 10.000 euros por quien diese con el portalón, no pudo establecer si los autores del robo podían tener vínculos neonazis o si actuaban por encargo de algún coleccionista.

La policía de Bergen descubrió la puerta, gracias a una pista anónima, en un aparcamiento y se puso rápidamente en contacto con sus homólogos alemanes para establecer si se trataba de la original.

La puerta no va a ser instalada de nuevo en su lugar original para evitar más incidentes, ya que el campo de Dachau, que está abierto a las visitas, no tiene cámaras de vigilancia.

En cambio, el portalón va a ser restaurado y, posteriormente, se incluirá entre los elementos de la exposición permanente del centro de visitas.

Se estima que sólo en el campo de concentración de Dachau, abierto en marzo de 1933 para prisioneros políticos, murieron 41.500 personas, casi uno de cada cinco de las personas de toda Europa que fueron en él internadas.