Sacúdete el polvo

:: bigmoon /
:: bigmoon

Bigmoon ofrece la recreación más ambiciosa del Rally Dakar con el acento puesto en el realista sistema de navegación

Juanan Salazar
JUANAN SALAZARLogroño

Rally Dakar es sinónimo de aventura, de dureza, de naturaleza salvaje e indómita, de conducción extrema y de orientación imposible. Al fin y al cabo, esto es lo que ha convertido al Dakar en la prueba de resistencia más dura del automovilismo mundial. Y, precisamente, este espíritu es el que Bigmoon Entertainment ha querido trasladar a la pantalla y a la experiencia jugable de cada usuario.

Porque juegos de coches y de conducción hay y ha habido muchos. Algunos tratan de conseguir una simulación lo más verosímil posible, otros apuestan por la diversión gamberra a través de choques muy locos o piruetas imposibles. Pero este Dakar 18 es, sin duda, muy distinto a todos los demás. Tan diferente es que el principal aspecto en el que los desarrolladores han puesto el acento es... la navegación. Dicho de otro modo, el jugador debe ser capaz de orientarse y no perderse en un mapa sin flechas, ni recorridos marcados y que además... ¡es 150 veces más grande que el mapa del GTA V!

Así es. 18.000 kilómetros cuadrados disponibles repartidos entre Perú, Bolivia y Argentina para recorrer en 14 etapas... y sin pasar de largo ningún punto de control intermedio. Ésta es, sin duda, la novedad más importante y el aliciente más reconocible de este título. Bigmoon Entertainment ha desarrollado lo que se podría definir como un juego de carreras en un gigantesco mundo abierto, donde la pista más visible casi nunca resulta ser el camino correcto y donde saber descifrar el libro de ruta se convierte en tanto o más importante que la velocidad o el correcto manejo del vehículo.

Las pistas de Dakar 18 ocupan un área 150 veces más grande que el mapa de GTA V

Por el contrario, si lo que estás buscando es una simulación muy elaborada de la conducción de cada coche o una jugabilidad a prueba de bombas, definitivamente, hay muchos títulos en el mercado que ponen énfasis en uno u otro aspecto.

Tutoriales

Así que, antes de lanzarse a competir por la victoria en el rally más exigente del mundo, será recomendable completar los tutoriales disponibles, necesarios para acostumbrar al jugador a seguir el libro de ruta, guiarse fuera de pista y seguir a rajatabla las instrucciones del copiloto. Precisamente, estas importantísimas indicaciones no están dobladas al español, aunque sí subtituladas, lo cual hará que la atención del usuario se divida entre seguir el trayecto sin percances, leer las instrucciones en la parte inferior de la pantalla y, de reojo, vigilar el libro de ruta para comprobar o aclarar las instrucciones del copiloto. Una actividad frenética que obliga al usuario a mantener la atención constantemente al cien por cien. De lo contrario, al perder la ruta, será necesario retroceder hasta el último punto de control con el fin de recuperar la orientación y no ser penalizados. Completar una de las etapas del rally puede llevar entre una y dos horas, dependiendo de la dificultad y de la propia pericia del usuario.

Por supuesto, existe un modo de juego novato en el que aparecen una brújula y un indicador que orientan hasta el siguiente punto de control, ayuda que desaparece en el modo competidor y leyenda que, no obstante, son los que brindan la mejor experiencia que puede ofrecer el título.

Categorías y licencias

Dakar 18 ofrece competición de la buena en las cinco categorías distintas que forman parte del rally, es decir, coches, motos, camiones, quads y SideBySide. Lamentablemente, la conducción y la jugabilidad no variará todo lo que nos gustaría entre ellas, si bien en motos y quads la dificultad aumenta, entre otras cosas, porque desaparece la inestimable figura del copiloto y sus instrucciones. Por otra parte, el aspecto visual y el sonido de los motores sí está bien logrado, en parte, porque el juego cuenta con las licencias oficiales de los participantes en el rally.

Así, por ejemplo, fabricantes tan míticos como Peugeot, Mini, Mitsubishi, Honda, KTM, Husqvarna, Toyota, Man o Kamaz aparecen fielmente representados, con sus equipos y pilotos reales, algo que se agradece mucho y que aporta algo más a la verosimilitud que trata de ofrecer el título desde el principio.

 

Fotos

Vídeos