UN TUIT MENOS POR LA IGUALDAD

Lucia Fuente
LUCIA FUENTE

Se nos llena la boca -y me incluyo- diciendo que hay que apoyar más el deporte femenino. Cada vez que una deportista de élite, sea de la disciplina que sea, consigue un campeonato, una medalla o un logro de renombre clamamos a los cuatro vientos una portada a la altura. Y lo hacemos por una simple razón. Se lo merecen.

Pero no hablemos hoy de portadas y hagamos autocrítica. ¿Cuántos de nosotros, de nuestros amigos, acude a ver deporte femenino en directo? Lo digo porque veo las gradas de Lobete cuando juega el Promete; y puedo contar uno a uno a los aficionados que se acercan a ver al balonmano femenino en directo; y tampoco es muy alto el número de personas que van a ver al mejor equipo español de voley femenino. También sé los seguidores que van a ver a la EDF. Y créanme, todos ellos son muchos menos de los que hablan en redes sociales de apoyar el deporte femenino.

Están muy bien las reivindicaciones en el café con los amigos, o compartir en Twitter el vídeo del salto que dio el oro a Ana Peleteiro. Pero estaría mejor que todos (y todas) los que clamamos por la igualdad en el deporte hiciéramos actos concretos que realmente la impulsaran. Yo propongo uno sencillo. Vayamos a los campos, los pabellones, las pistas donde hay deporte femenino en nuestra región. Es una buena forma de hacer crecer el deporte femenino. Es una gran forma de demostrar a los que mandan que merece la pena invertir en las mujeres en el deporte.

Y les voy a asegurar una cosa, se lo van a pasar bien. Ana Tejada juega muy bien al fútbol, vayan a verla a Las Gaunas. Da gusto ver a jugar al Promete o ver a Masha anotar un gol tras otro con el Sporting. Y se van a quedar impresionados cuando vean a Savard golpear la bola con el Minis de Arluy.

Háganlo, pongan un tuit menos por la igualdad y compren una entrada del deporte que les gusta, pero esta vez con las chicas como protagonistas. No se arrepentirán. Y apuesto a que repiten.