Sáenz de Santamaría dice que Cospedal y ella son las candidatas «menos agresivas»

Sánez de Santamaría observa a Dolores de Cospedal. /Ballesteros (Efe)
Sánez de Santamaría observa a Dolores de Cospedal. / Ballesteros (Efe)

«Si yo gano, nadie pierde. Tengo la misma buena relación con todos», ha señalado Pablo Casado

EFEMadrid

La exvicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado que tanto la exministra de Defensa y contrincante suya a liderar el Partido Popular (PP), Dolores de Cospedal, como ella misma, se están «comportando con menos agresividad que algunos señores» en el proceso para elegir presidente del partido.

Sáenz de Santamaría y los demás candidatos a la presidencia del PP (Dolores de Cospedal, Pablo Casado, José Manuel García Margallo y José Ramón García Hernández) han sido entrevistados este sábado en el programa 'La Sexta noche', donde han comentado el estado actual de la campaña que llevan a cabo para ponerse al frente del partido. «No tengo necesidad de buscar adversarios más allá de Pedro Sánchez y su Gobierno», ha sido la afirmación tajante de la exvicepresidenta al referirse a sus contrincantes y, sin embargo, compañeros de partido, a los que ha solicitado una competencia sana y fijar el objetivo en ganar las próximas elecciones.

En este sentido, ha manifestado que Dolores de Cospedal y ella están siendo las candidatas «menos agresivas» en este proceso y ha sostenido que ella es la persona adecuada para «sacar del Gobierno» al actual presidente, el socialista Pedro Sánchez, y que por sus «ganas y trayectoria» está «en una magnífica posición para hacerlo». En caso de que no fuera la persona elegida por sus compañeros para liderar el PP, Saénz de Santamaría ha asegurado que apoyará al ganador, pues «tiene que contar con la lealtad de los demás».

Para María Dolores de Cospedal, su proyecto tiene «solvencia» y «sabe ganar elecciones» y ha abogado por que los afiliados sean partícipes de la vida del partido y sean escuchados desde la Dirección Nacional. Dolores de Cospedal ha negado que existan «presiones» en la elección del líder del PP y ha invitado al también candidato Pablo Casado a «denunciar en condiciones» si conoce la existencia de estos comportamientos en el proceso de elección, a la vez que ha garantizado que si llega a la presidencia del partido expulsará de sus filas a todo el que «llegue a robar».

«Si yo gano, nadie pierde. Tengo la misma buena relación con todos», ha señalado Pablo Casado en su turno de entrevista, donde ha sostenido su idea de renovar el PP e ilusionar a los afiliados, ha dicho que en su candidatura «caben el resto de los contendientes» y ha propuesto abrir el partido, fichar a los mejores e ir a por todas en las elecciones autonómicas y generales.

«No he formado parte nunca de la dirección del partido. No formo parte del aparato», ha afirmado por su parte José Manuel García Margallo, y ha sostenido que las políticas del Gobierno y el PP han producido una moción de censura y una desafección de los ciudadanos. A su juicio, su propuesta es la única capaz de regenerar el PP un partido, ha dicho, que o «se refunda desde la raíz u otros refundarán el centro derecha» y para eso, ha añadido, que hace falta plantear «ideas y programas» ya que «esto es una confrontación, no un concurso de Miss América».

José Ramón García Hernández se ha definido a sí mismo como el único candidato capaz de «unir a las demás candidaturas» y ha sostenido que el centro derecha tiene que generar una alternativa para España que, entre otras cuestiones, pase por limitar los mandatos a ocho años e instaurar las primarias sin compromisarios en el partido.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos