Rivera gana el pulso y salva por la mínima su apuesta por una exdirigente del PP

Rivera gana el pulso y salva por la mínima su apuesta por una exdirigente del PP

Clemente se impone en Castilla y León por 35 votos en unas primarias sin apenas sobresaltos

MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

Albert Rivera ya puede respirar tranquilo. Silvia Clemente, expresidenta del Parlamento de Castilla y León y dirigente del PP durante casi veinte años, será la candidata que Ciudadanos presentará a la Junta el próximo 26 de mayo. La dirección nacional ha salvado por la mínima su apuesta por la exdirigente popular, que logró imponerse con el respaldo del 55% de la militancia a Francisco Igea en el proceso de primarias que culminó hoy y en el que el líder de los liberales, como era de esperar, fue elegido como candidato a la Presidencia del Gobierno.

Tan solo fueron 35 las papeletas que decantaron la balanza en Castilla y León hacia Rivera y su círculo evitando una derrota interna sin paliativos. Un ajustadísimo resultado que evidencia que la decisión de reclutar a Clemente es discutida en las filas naranjas por mucho que desde la cúpula de Ciudadanos se afanen en vender su incorporación como una forma de desestabilizar al PP y arrebatarle voto rural en una región que ha dominado en los últimos años.

Rivera nunca se había enfrentado como hasta ahora a una contestación interna tan amplia. Por primera vez un dirigente del partido se ha atrevido a plantar cara al aparato y disputarle unas primarias. Igea considera que el fichaje de Clemente es un «error» y no da la imagen de regeneración que debería ofrecer la formación liberal. La exdirigente del PP tiene sombras pendientes de resolver con la justicia. Se investiga una subvención que recibió la empresa de su marido cuando ella era consejera y su nombre aparece además en sumarios de la 'Gürtel'.

El responsable de Sanidad de Ciudadanos contó con el apoyo de miembros de peso de la ejecutiva, como Luis Garicano, candidato a las europeas, que hizo campaña junto a él. A Clemente la arroparon, en cambio, otros miembros de la dirección como el secretario general, José Manuel Villegas, o el portavoz parlamentario Juan Carlos Girauta.

Aunque desde el entorno de Igea denunciaron que varios afiliados recibieron llamadas de última hora para que se decantasen por la opción del aparato, éste aceptó la derrota y descartó impugnar el resultado. Lo que está por ver ahora es el siguiente paso. El diputado, que ha puesto sus cargos orgánicos a disposición del partido, ha rechazado en todo momento integrarse en la lista de Clemente pero Ciudadanos ya tiene cabeza de lista por Valladolid, puesto que ocupó Igea en las elecciones de 2016.

Sorpresa en Baleares

Contra todo pronóstico, la sorpresa de las primarias no se dio en Castilla y León, sino en Baleares donde el actual portavoz liberal en el Parlamento insular, Xavier Pericay, uno de los fundadores de Ciudadanos, fue derrotado. El candidato autonómico será Marc Pérez-Ribas Guerrero, que se impuso con el 49% de los votos. En el resto de comunidades, el proceso para la elección de candidatos al 26-M discurrieron sin sobresaltos. Isabel Franco fue elegida en Murcia con el 63% de apoyo y Carmen Picazo en Castilla-La Mancha con el 94%.

Destaca el frío respaldo que dio la militancia en Barcelona al salto de Inés Arrimadas a la arena nacional. Aunque la líder de la oposición en Cataluña ha obtenido el 96% de los votos, solo el 19% de los afiliados participaron en este proceso. Unas cifras que en la cúpula atribuyen a su rivalidad indiscutible y no a que haya malestar interno por su salida del Parlamento catalán. Indiscutibles fueron también las victorias de otros miembros de la ejecutiva como el número dos de Rivera, José Manuel Villegas, que liderará la lista por Almería con el 73% de los votos o el secretario de Organización, Fran Hervías, que se presentará por Granada con el respaldo del 93% de los militantes.

Valls pide un «gran pacto» entre PP, PSOE y Ciudadanos

Manuel Valls volvió a pedir a PP, PSOE y Ciudadanos que no marquen líneas rojas entre ellos. El candidato a la alcadía de Barcelona envió una carta dirigida a sus líderes, Pablo Casado, Pedro Sánchez y Albert Rivera para reclamarles «un gran pacto» que garantice la gobernabilidad de los constitucionalistas y que deje fuera de cualquier acuerdo a Vox. Para Valls, el pacto a la andaluza, que llevó a populares y liberales al poder con el apoyo de la formación de extrema derecha, «es un claro ejemplo de lo que la democracia española debe evitar».