El PP vincula a la nueva fiscal general con la retirada de la imputación a Planas

María José Segarra, nueva fiscal general del Estado./EP
María José Segarra, nueva fiscal general del Estado. / EP

El Gobierno tiene «plena confianza» en la rectitud del ministro de Agricultura

Ramón Gorriarán
RAMÓN GORRIARÁNMadrid

El PP vinculó hoy el nombramiento de la nueva fiscal general del Estado con el próximo archivo de la imputación del ministro de Agricultura en una causa abierta por un delito medioambiental. Los populares creen que si se confirma ese nexo sería «un escándalo» además de un delito de «tráfico de influencias».

El portavoz adjunto del PP en el Congreso, Carlos Floriano, emplazó a la ministra de Justicia a que aclare si ha orquestado «algún tipo de maniobra» para exonerar a Luis Planas a través de la todavía fiscal jefe de Sevilla, María José Segarra, propuesta por el Gobierno de Pedro Sánchez para ser la máxima autoridad del Ministerio Público. Los populares están resueltos a no dejar pasar ni una al Gobierno de Pedro Sánchez desde el primer minuto y ahora ha lanzado una ofensiva para cobrarse la cabeza política del segundo ministro de Pedro Sánchez después de que el titular de Cultura Màxim Huerta tuviera que dimitir por un fraude fiscal sin haber cumplido una semana en el cargo.

Pero la situación que vive el partido opositor, embarcado en el proceso de sucesión a Mariano Rajoy, ha hecho que la ofensiva corra a cargo de dirigentes del segundo escalón del partido ya que los primeros espadas están enfrascados en el proceso sucesorio. Si el jueves fue Teodoro García Egea, otro poco conocido portavoz adjunto en el Congreso, hoy fue el turno de Floriano, exvicesecretario de Organización y exportavoz del PP durante el primer Gobierno de Rajoy y que fue relevado tras los malos resultados de las elecciones municipales y autonómicas de 2015, y que desde entonces vivía en el ostracismo. Ni la secretaria general ni el coordinador general ni los vicesecretarios del partido llevan el peso de la oposición al Gobierno socialista.

Maniobra

Floriano sugirió que el Ejecutivo está «maniobrando» para que se levante la imputación a Planas y vio una relación entre esa operación y el nombramiento de Segarra. La todavía fiscal jefe de Sevilla, de filiación progresista, tendrá que ser avalada todavía por el Consejo General del Poder Judicial y pasar el 'examen' de la comisión de Justicia del Congreso antes de que el Gobierno confirme su nombramiento. Son trámites rutinarios, pero que en esta ocasión pueden convertirse en un pulso porque el órgano de gobierno de la judicatura tiene una mayoría de vocales conservadores.

Planas fue imputado por ser consejero de Agricultura de la Junta de Andalucía en los años noventa en la causa abierta por la extracción ilegal de agua de un acuífero del parque de Doñana. El Gobierno andaluz cedió una finca al Ayuntamiento de Almonte, en Huelva, que a su vez la cedió a unos agricultores a los que la Guardia Civil abrió expediente por riegos ilegales con agua del acuífero protegido. La Fiscalía anunció hace unos días que el hoy ministro de Agricultura «no era competente ni tenía conocimiento de los hechos» y anunció que va a solicitar el archivo de su imputación.

La ministra portavoz, Isabel Celáa, señaló que el Gobierno tiene «plena confianza» en el titular de Agricultura porque la Fiscalía ya ha decidido que «no va acusarle» y no tiene «cuentas pendientes» con la justicia. La también ministra de Educación evitó, no obstante, responder a las preguntas sobre si Sánchez conocía la situación procesal de Planas antes de ofrecerle la cartera.

Más información

 

Fotos

Vídeos