El Gobierno concede la Cruz de Oro de la Orden Civil al buzo español que ayudó en el rescate de los niños tailandeses

El buzo español Fernando Raigal ofrece una rueda de prensa en Bangkok. Efe/
El buzo español Fernando Raigal ofrece una rueda de prensa en Bangkok. Efe

Fernando Raigal lo considera un honor y la comparte con los voluntarios repartidos por el mundo

J.V. MUÑOZ-LACUNAToledo

«Ha sido una sorpresa muy grande y un honor». Así ha recibido Fernando Raigal, el buzo español que colaboró en el rescate de los 13 niños tailandeses y su entrenador atrapados en una cueva de este país, la decisión del Gobierno central de concederle la Cruz de Oro de la Orden Civil de la Seguridad Social.

Fernando, nacido en Ciudad Real hace 33 años, prefiere hacer extensiva esta distinción «a los muchos voluntarios que hay por el mundo, muchos de ellos españoles, y a todo el que aporta un granito de arena cuando puede». Si esta cruz le fuera entregada en los próximos meses regresaría a España aunque sus planes a medio plazo pasan por viajar a Ciudad Real en Navidad, que es cuando «podré ver a mi familia y a mis amigos, muchos de los cuales se encuentran fuera y regresan a la ciudad en esos días».

De su labor en la cueva Tham Luang, al norte de Tailandia, ayudando en el rescate de los atrapados recuerda que «sufrimos mucho en algunos momentos porque lo veíamos difícil, pero cualquier pensamiento negativo lo dejábamos de lado y sabíamos que había que mirar hacia delante, aunque teníamos a un compañero muerto». Precisamente Fernando Raigal está movilizándose en las redes sociales con el fin de recaudar dinero para la viuda del buzo, exmiembro del Ejército de Tailandia.

De plataforma en plataforma

Al igual que el fallecido, acudió como voluntario a la zona de la cueva para rescatar a los niños y a su entrenador después de recibir un correo electrónico de un exmilitar tailandés que comparte con él oficio: buceador comercial. Después de haberse formado como militar en la Armada Española a los 18 años, Fernando se encuentra actualmente trabajando en Tailandia en barcos que suministran servicios subacuáticos a empresas petrolíferas para instalar plataformas en el mar.

Un profesional del buceo de élite que se ha convertido en héroe de un rescate seguido minuto a minuto en todo el mundo. «Al final, la coordinación y las ganas han dado resultado». Así resume su trabajo como voluntario en un rescate que parecía imposible.

 

Fotos

Vídeos