El PP negocia con Vox las tareas de gobierno que asumirá en Madrid

Ortega Smith felicita a Martínez-Almeida tras ser investido alcalde el pasado sábado. /EMILIO NARANJO / EFE
Ortega Smith felicita a Martínez-Almeida tras ser investido alcalde el pasado sábado. / EMILIO NARANJO / EFE

Los populares admiten que el documento firmado incluye «concejalías» sin concretar cuáles

Nuria Vega
NURIA VEGAMadrid

Si en algo coinciden PP y Vox es en que existen fórmulas para dirimir su pulso en Madrid y conceder a los de Abascal responsabilidades ejecutivas en el Ayuntamiento de la capital. Ahora bien, la cuestión es qué entiende cada partido por esas «concejalías de gobierno» que aparecen plasmadas en el acuerdo suscrito entre ambas partes en la madrugada del sábado y que permitió la investidura de José Luis Martínez Almeida.

El vicesecretario de Organización del PP, Javier Maroto, se ha reunido esta tarde con Javier Ortega-Smith para intentar desenredar la madeja de las últimas 48 horas, en las que Vox ha congelado las negociaciones en la Comunidad de Madrid por un supuesto incumplimiento del pacto municipal. En realidad, los dos partidos se habían concedido 20 días para concretar la participación de los de Abascal en el Ayuntamiento. Pero sus discrepancias públicas pusieron el lunes en riesgo el transcurso de las conversaciones.

A juicio de Vox, el acuerdo del sábado es claro, aunque ninguno de los dos partidos haya dado a conocer el documento. Y, según Rocío Monasterio, la candidata a la Comunidad de Madrid, iba más allá de otorgar a su formación la presidencia de juntas de distrito, además de direcciones de entes públicos y presupuesto acorde a su representación. «Lo que se estaba discutiendo es si valían concejalías de distrito o concejalías de gobierno y al final se firma concejalías de gobierno. Si no, no habríamos estado hasta las cuatro de la mañana y las cosas habrían sido más fáciles», advirtió en una entrevista en Onda Madrid.

Tampoco los populares cuestionan que esa sea la expresión que figura en el pacto entre los dos partidos. Ahora bien, su vicesecretaria de Política Social, Cuca Gamarra, recordó este martes en una intervención en TVE que de gobierno «es todo». Y el número dos de Pablo Casado, Teodoro García Egea, censuró el planteamiento de sus socios: «Cuando hablan de concejalías o de consejerías al peso, al final están trasladando una imagen de que sólo quieren sillones». También apostilló que Vox tiene cuatro concejales. «Una voz importante, decisiva –dijo– pero no mayoritaria».

Posibilidades

Fuentes populares explican que la estructura de un ayuntamiento es compleja y que, por lo tanto, más allá de la coordinación de las áreas, distribuidas ahora mismo entre PP y Ciudadanos, hay multitud de competencias que pueden delegarse. Esa sería una posibilidad para aproximar posturas sin soliviantar a los liberales.

Monasterio, mientras tanto, apeló al «poder inmenso» de un alcalde para crear nuevas áreas de gobierno. En todo caso, conminó al PP a cumplir lo prometido. Fuentes de Vox entienden que, según la representación obtenida en las urnas, les correspondería entre una y dos concejalías en el consistorio madrileño y no descartaron hacer público el documento firmado en caso de bloqueo definitivo.

Aunque Madrid ha centrado los esfuerzos de las direcciones nacionales, no fue el único municipio en el que surgieron tensiones. En Granada, Ciudadanos descartó hoy dar cabida en el gobierno local a los de Abascal para evitar la moción de censura con la que amenazan. En Burgos, Vox no contempla sumar fuerzas para arrebatar la alcaldía al PSOE dada la «desunión» de la derecha.