PP y Ciudadanos allanan el camino para gobernar juntos el Ayuntamiento de Madrid

Villacís y Martínez Almeida asisten el pasado enero a una conferencia en Madrid./EFE
Villacís y Martínez Almeida asisten el pasado enero a una conferencia en Madrid. / EFE

Negocian también hacer presidenta autonómica a Díaz Ayuso y que los liberales presidan la Asamblea regional

María Eugenia Alonso
MARÍA EUGENIA ALONSOMadrid

La cuenta atrás ya ha comenzado. El próximo 15 de junio la nueva corporación del Ayuntamiento de Madrid debe quedar constituida y los partidos negocian a contrarreloj el nombre del futuro inquilino del Palacio de Cibeles. Pese a que las elecciones las ganó la todavía alcaldesa, Manuela Carmena, el escenario más probable es que el candidato del PP, José Luis Martínez-Almeida, que fue la segunda fuerza con quince escaños, intente convertirse en el nuevo regidor de la capital con el respaldo de Ciudadanos y Vox.

Para sentar las bases de un posible acuerdo, Almeida se reunió este miércoles con la dirigente liberal, Begoña Villacís. Según explicó el candidato popular, los dos políticos han «dejado encarrilados» los equipos negociadores que concretarán las líneas programáticas del acuerdo. Todavía no están confirmadas nuevas reuniones, pero a partir de ahora la idea es que los equipos avancen para que la semana que viene el pacto esté cerrado.

Aunque las negociaciones entre ambas formaciones estén encaminadas, PP y Ciudadanos necesitan a Vox para la investidura. Almeida aseguró tras las elecciones, que su preferencia pasaba por un gobierno de coalición con el partido liberal, con Villacís de vicealcaldesa, y con el apoyo externo de la formación de extrema derecha.

Ciudadanos también apuesta por la 'vía andaluza' pero se niega a sentarse a negociar con el partido de Santiago Abascal, pese a ser una condición indispensable de Vox para apoyar gobiernos de derechas. En la dirección naranja no dan pábulo a las amenazas de Abascal y advierten de que llegado el momento tendrá que retratarse y decidir si quiere un gobierno de PP y Ciudadanos o ser cómplice de que siga en manos de Carmena.

Veto a Gabilondo

Tras las elecciones del 26 de mayo, el PSOE tentó a Ciudadanos con la capital, la plaza simbólica que todo partido ansía, a cambio de que Ángel Gabilondo presida el gobierno autonómico. Ignacio Aguado mantiene sin embargo su veto a los socialistas y la opción de un gobierno alternativo a la derecha se aleja a medida que se acerca el 11 de junio, fecha en la que se constituye la Asamblea de Madrid.

El dirigente liberal ha puesto como requisito para negociar un Gobierno de coalición con el PP que sea Ciudadanos quien preside la Cámara autonómica. Los populares estarían dispuestos a ceder ese puesto clave para hacer presidenta regional a su candidata, Isabel Díaz Ayuso. Pero sus votos no serían suficientes para cerrar ese acuerdo y Vox ya ha advertido a Aguado del «riesgo» que asume al no sentarse con ellos a una semana de que se constituya la Asamblea.

«Si algunos deciden arriesgarse a tomar decisiones sin que esté Vox, es un riesgo que asumen», advirtió este martes la candidata de la formación de extrema derecha, Rocío Monasterio.