La caída del campeón

Eduardo Zaplana./
Eduardo Zaplana.

El PP valenciano se desentiende de la detención de Eduardo Zaplana y recuerda su creciente vinculación con Ciudadanos

J. C. Ferriol
J. C. FERRIOLValencia

La detención esta mañana de Eduardo Zaplana pone fin a esa leyenda que acompañaba desde hacía tiempo al exministro y expresidente de la Generalitat. Mientras el PP valenciano ha visto caer en la última década a una buena parte de sus principales exdirigentes, salpicados por casos de corrupción, el que fuera presidente de la Generalitat había logrado permanecer al margen de la sucesión de causas abiertas a su partido en la Comunitat, incluso a pesar de que algunos en su partido admitían su sorpresa porque la gestión del exdirigente popular lograra mantenerse al margen de la actividad en los juzgados.

Sus inicios políticos fueron en la UCD. Pero el protagonismo le llegó con el PP. Eduardo Zaplana (Cartagena, 1956) fue alcalde de Benidorm tras lograr el voto de la tránsfuga del PSPV Maruja Sánchez. Desde entonces, su carrera política fue meteórica. Con el apoyo de José María Aznar alcanzó en 1993 la presidencia del PP valenciano, y en 1995 se convirtió en presidente de la Generalitat tras pactar con UV en lo que se denominó como el 'pacto del pollo'. Presidente del Consell hasta 2002 -en 1999 gaño las elecciones autonómicas con mayoría absoluta-, su etapa al frente del Gobierno valenciano aprovechó una coyuntura económica de crecimiento para poner en marcha grandes proyectos como la Ciudad de las Ciencias o Terra Mítica.

Zaplana, al que el también exministro del PP Javier Arenas bautizó con el sobrenombre de 'el campeón', abandonó de forma precipitada la política autonómica tras ser nombrado ministro de Trabajo por Aznar. Al exlíder del PPCV siempre se le atribuyó la ambición por dar el salto a Madrid. Designó sucesor en el PPCV a Francisco Camps, aunque su apuesta por mantener un cierto control sobre el partido en la Comunitat resultó fallida y su otrora poder absoluta sobre el PPCV fue menguando de forma paulatina. La pérdida de protagonismo en el PP de la Comunitat fue en paralelo, no obstante, con el aumento de su visibilidad en la política nacional, donde se convirtió en uno de los referentes de su partido, así como en una de las personas de confianza de Aznar. En la legislatura de 2004 a 2008, Zaplana fue el portavoz de su partido en el Congreso.

Con la designación de Mariano Rajoy como sucesor de Aznar, Zaplana comenzó a perder visibilidad hasta abandonar la primera linea política en 2008. Ese mismo año, el exlíder del PPCV se incorporó a Telefónica de la mano de César Alierta. En 2015, el expresidente popular tuvo que ser ingresado en el hospital La Fe para someterse a un trasplante de médula a causa de una extraña variedad de leucemia. Su actividad política en los últimos años se ha mantenido al margen de la primera línea. Ausente de la actividad de su partido, a Zaplana se le ha vinculado con insistencia con Ciudadanos, el partido que lidera Albert Rivera, y que en el caso de la Comunitat Valenciana cuenta con numerosos cargos que, en su día, fueron de la absoluta confianza del expresidente del PPCV. Tan es así que hoy mismo ya ha habido dirigentes del PP valenciano que, en privado, han considerado la detención del expresidente como «la primera» de un cargo vinculado al partido de Rivera.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos