Montserrat, Triana y Raquel, culpables del asesinato de Isabel Carrasco

Raquel Gago rompe a llorar tras conocer el veredicto. /
Raquel Gago rompe a llorar tras conocer el veredicto.

El fiscal y las acusaciones piden 22 años de cárcel para la asesina confesa y su hija y 15 años a la policía local por el crimen de la presidenta de la Diputación de León

MATEO BALÍNMadrid

El juicio por el asesinato de la presidenta de la Diputación de León Isabel Carrasco ya tiene veredicto. Los nueve miembros del jurado popular han determinado que las tres acusadas por estos hechos, Montserrat González, Triana Martínez y Raquel Gago, son "culpables" del crimen de la presidenta del PP de León, ocurrido el 12 de mayo de 2014.

La asesina confesa, Montserrat González, su hija y la policía local han sido declaradas culpables de los delitos de asesinato, atentado y tenencia ilícita de armas. Las dos primeras con la unanimidad del jurado popular, mientras que Raquel Gago por siete votos a dos, el mínimo que exige la ley.

El fiscal y las acusaciones han pedido que Montserrat y Triana cumplan una pena de 22 años de prisión, mientras que para la policía local han solicitado 15 años de cárcel como cooperadora necesaria del asesinato (12 años) y por tenencia ilícita de armas (tres años). Su abogado ha solicitado que, hasta que la sentencia no sea firme, siga en libertad provisional.

El magistrado presidente del Tribunal del Jurado, Carlos Álvarez, redactará ahora el fallo a partir de las respuestas de los nueve miembros del jurado a las 84 preguntas del cuestionario que ha elaborado sobre el objeto del veredicto. En la sentencia tendrá que resolver, además, si deduce testimonio al policía jubilado que resolvió el crimen tras perseguir a Montserrat por las calles de León y al abogado de la defensa de Gago, Fermín Caballero, por ausentarse en una sesión del juicio, lo que provocó su suspensión.

El jurado popular ha tardado 72 horas en deliberar y la tesis acusatoria de la Fiscalía Provincial de León es la que finalmente ha primado. Consideraba el fiscal Emilio Fernández que las tres acusadas urdieron un plan para perseguir y asesinar a Carrasco, aunque en el caso de Triana y Raquel abrió la opción de condenarlas como cooperadoras necesarias del crimen (12 años de prisión) o de encubridora (tres años), en el caso de la policía local.