Mas se desvincula de las actuaciones de Oriol Pujol

Artur Mas. /
Artur Mas.

El presidente de la Generalitat defiende que su Govern ha actuado de forma "correcta" en los casos de deslocalización de empresas

EFEBARCELONA

El presidente de la Generalitat, Artur Mas, ha defendido que su Govern ha actuado de forma "correcta" en los casos de deslocalización de empresas y ha desvinculado los contactos que pueda haber hecho con empresarios de las supuestas irregularidades del exsecretario general de CDC Oriol Pujol.

noticias relacionadas

Mas ha afirmado que su "obligación y responsabilidad" es ayudar a que, ante una deslocalización, se mantenga los puestos de trabajo y la actividad industrial, para lo que ha hecho "centenares de contactos" como presidente de la Generalitat, pero ha añadido que él desconoce si, a partir de ahí, alguien ha hecho "un uso privado" que pueda ser ilegal.

"Hay una línea nítida entre la responsabilidad pública y la privada", ha subrayado Mas en un almuerzo informativo en el que se le ha preguntado por las investigaciones judiciales que apuntan a que pudo mediar en procesos de deslocalización por los que supuestamente Oriol Pujol obtuvo comisiones ilegales.

"Envíamelo y yo le diré, President, solo que hagas esta llamada y digas esto" o "17 de mayo. Sharp. President" son algunas de las frases de las escuchas intervenidas a Oriol Pujol en que se basa la Fiscalía para acusarle de mediar en beneficio de un empresario amigo, incluso ante el propio Mas, según figura en el sumario de este caso.

Línea "nítida"

En un almuerzo organizado por El Punt/Avui, Mas ha defendido la actuación de su ejecutivo ante los casos que investiga la justicia: "Doy fe y testimonio total de que lo que hemos hecho es correcto en cualquiera de los casos que se citan", ha sentenciado.

Sin citar en ningún momento a Oriol Pujol, el presidente ha afirmado que él presupone que, cuando alguien le pide que reciba a una persona, lo hace de "buena fe" y que hará un "bueno uso" de este contacto, desvinculando así al Govern de las presuntas irregularidades de quien fue su número dos en Convergència.

"Hay una línea clara entre la responsabilidad pública y la privada o particular, es una línea muy nítida", ha subrayado Mas, que ha añadido que "un Gobierno no tiene por qué presuponer" que aquel que le pide algo luego "hará un uso no correcto", algo que en, todo caso, "acabará de determinar los tribunales".

El presidente catalán ha augurado que "algunos adversarios" intentarán "sacar punta de esto", pero ha descartado dejar a un lado sus contactos con empresarios para tratar de mantener la actividad económica en Cataluña. En este sentido, Mas ha defendido que no es un "capricho" sino una "obligación" recibir a empresarios si es para minimizar los impactos de una deslocalización, algo que ha asegurado que seguirá haciendo aunque le puedan llover críticas: "Y si no queda bien, lo siento, me da lo mismo".