La UDEF se llevó el expediente íntegro de la contratación del servicio de grúa municipal

Imagen de archivo de la grúa municipal y del depósito de vehículos en la calle Miguel Delibes, ubicado en el parking de la estación de tren. :: justo rodríguez/
Imagen de archivo de la grúa municipal y del depósito de vehículos en la calle Miguel Delibes, ubicado en el parking de la estación de tren. :: justo rodríguez

El Consistorio inició en diciembre los trámites para imponer la segunda sanción a la adjudicataria por las quejas recibidas por el funcionamiento del servicio

Carmen Nevot
CARMEN NEVOTLogroño

Los agentes de la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) que el pasado 3 de julio entraron en el Ayuntamiento de Logroño se llevaron, entre otros documentos, el expediente íntegro de contratación del servicio de grúa y depósito de vehículos adjudicado en abril del 2015 a la empresa Aparcamientos Urbanos, Servicios y Sistemas S.A. (Aussa) por 2,1 millones de euros. La contratación, que no estuvo exenta de polémica, aparece de forma indirecta en el auto de la trama corrupta 'Enredadera' que obra en poder del Juzgado de Instrucción número 2 de Badalona (Barcelona). En concreto, en la transcripción de una de las conversaciones interceptadas el bautizado como «nuevo conseguidor» F.C. comenta al apoderado de Aplicaciones Gespol, José Alberto Bueno -en prisión provisional por esta causa- que dos directivos de Aussa le han ofrecido 3.000 euros por «mover» la zona azul en Logroño, cuya licitación sale en marzo del 2019, como supuestamente habrían «movido» lo de la grúa.

La adjudicación fue ampliamente contestada desde el principio. El PSOE presentó un recurso de reposición contra el pliego de condiciones por, entre otras cuestiones, la que consideraba «decisión injustificada del PP» de trasladar el depósito a un aparcamiento subterráneo en el centro de Logroño porque no permitía la libre concurrencia. Más tarde pedirían que quedara desierto el concurso y posteriormente, una vez adjudicado, criticaron que era «ilegal», un extremo que compartía el interventor del Ayuntamiento de Sevilla, quien en un informe aseguraba que la adjudicataria, con el 51% de capital público del Consistorio sevillano, no podía concurrir para ejercer su actividad fuera de su ciudad ni cambiar de nombre sin antes aprobarse en el pleno, algo que no se produjo. Esta declaración llevó al concejal socialista Atilano de la Fuente a denunciar que la adjudicación había sido «a dedo» y habría «estado tutelada para que obtuviera el contrato».

Una de las ventajas que ofrecía Aussa frente al resto de empresas que concurrieron al proceso y por las que sumó cuatro puntos a los que ya tenía fue incluir una cámara de detección de infracciones y posterior tratamiento de denuncias: Gespol Car, un sistema que, como Aussa difundió, proporcionaba la empresa Bilbomática, la misma a la que en el 2014 el Consistorio logroñés adquirió el sistema de gestión interna de la Policía Local, Gespol. Dos años después, en el 2016, la constructora Sacyr compraba la firma Aplicaciones Gespol, convertida hoy en su filial objeto de la investigación, al Grupo Vasco Bilbomática.

Precisamente, por el mal funcionamiento de la cámara que ofertaba como 'extra', el Ayuntamiento incoó un expediente por infracción 'leve' contra Aussa y le impuso una sanción de 1.500 euros. El pasado diciembre, según ha podido saber este diario, el Gobierno municipal abrió un nuevo expediente a la misma empresa por las quejas tanto de agentes de la Policía Local como de ciudadanos afectados por el mal funcionamiento.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos