Traspaso de poderes... en La Estrella

Representantes del Ayuntamiento y del Gobierno, este martes en la calle Piqueras /M.J.L.
Representantes del Ayuntamiento y del Gobierno, este martes en la calle Piqueras / M.J.L.

Finalizan las obras de mejora de la calle Piqueras y comienzan los trámites por los que el Gobierno cederá la vía al Consistorio

María José Lumbreras
MARÍA JOSÉ LUMBRERASLogroño

Las actuaciones de mejora de la calle Piqueras, en el corazón del barrio de La Estrella, van tocando a su fin y, con esta conclusión, se iniciarán las gestiones por las que el Gobierno regional cederá la vía al Ayuntamiento de Logroño. Este martes se han dado cita en este lugar tanto el consejero de Obras Públicas, Carlos Cuevas, como el concejal de Desarrollo Sostenible, Jaime Cabellero, y ambos han expresado su intención de acelerar los trámites en todo lo posible.

Durante este verano, operarios de la firma adjudicataria de las obras, la unión temporal de empresas formada por Ocisa y Excavaciones Redondo Solózabal, han renovado el firme de la calzada, han acondicionado las paradas de los autobuses urbanos y metropolitanos y las zonas de aparcamiento para vehículos particulares, han renovado las marcas viales y han mejorado el drenaje. Queda sustituir las luminarias por luces led, todo ello por un importe que ronda el medio millón de euros.

La intervención afecta al kilómetro que va desde la rotonda de las calles Piqueras, Estambrera y Baltasar Gracián y el inicio del puente sobre el Iregua, sin tocar la glorieta sobre la circunvalación, que es del Ministerio de Fomento.

El consejero de Obras Públicas ha recordado que ésta era la LR 250, la carretera que históricamente ha comunicado la capital con Villamediana, el valle del Leza, con el Camero Viejo, si bien ya perdió parte de su función con el nuevo puente sobre el Iregua. «Aquí el tráfico es eminentemente urbano y lo mejor era una puesta a punto de la vía para su cesión y que forme parte del entramado de la ciudad».

Jaime Caballero, por su parte, adelantó además de la intención municipal de agilizar las gestiones para la cesión, la de, una vez que ésta se produzca, introducir alguna variación para adaptar la vía a los nuevos criterios urbanísticos que se quieren aplicar al conjunto de la ciudad y que preven dotar de más seguridad a los peatones.